Cuando los piropos se convierten en una humillación para las mujeres

Una joven que trabaja como camarera, tiene que atender a un cliente que piensa que por llevar escote o ropa ceñida lo está provocando. El señor no para de decirle piropos que van más allá de ser un halago, haciendo que la chica se sienta incómoda. ¿Habrá alguien que pare los pies a este señor?

Gente Maravillosa | Cuando los piropos se convierten en una humillación para las mujeres

Subido por canalsur

Impactos: 1

Deja una respuesta

Abrir chat
Una joven que trabaja como camarera, tiene que atender a un cliente que piensa que por llevar escote o ropa ceñida lo está provocando