Averigua si eres un adicto a la pornografía

pornografía

¿Cuál es el límite entre ver porno y ser un verdadero adicto a lo triple x?

Internet ha sido un cambio en la forma en que se consumen y se construyen los medios de comunicación. En ese sentido, la pornografía no ha sido ajena a la web y seguramente es una de las industrias que más provecho le ha sacado a lo online.

En ese sentido, el doctor Jaime Gómez Gilabert, psicólogo clínico, señala que la gran diferencia entre los adictos al porno, antes y después de Internet es “el anonimato con el que se consume”. Gómez dice que la “edad e intensidad” son factores clave para diagnosticar si se está frente a una persona que tiene una adicción patológica a la pornografía online.

Según un estudio de la Universidad de Cambridge, el consumo de vídeos porno tiene reacciones cerebrales en los adictos al sexo muy similares a las que genera en un drogadicto el consumo de drogas. En ese sentido, como si se tratara de una droga, los adictos al porno necesitan cada vez consumir escenas más fuertes y explícitas, para poder así sentirse satisfechos.

“El ‘componente orgásmico’ genera reacciones similares a las de la ingesta de azúcares o grasas en el cuerpo humano. A esto se asocia el riesgo de adicción y finalmente de trastorno”, apunta Gómez Gilabert. Es decir, la alteración de los mecanismos fisiológicos más básicos conocidos como ‘de supervivencia’ y ‘de recompensa’.

A continuación, 10 síntomas que podrían dar señales de que se está frente a alguien adicto a la pornografía.

1. Expresión compulsiva : no atiende al apetito sexual. Sucede de forma mecánica, sin estímulos físicos, porque sí.

2. Trazos combinados : no es necesario, pero los profesionales consultados hablan de una transversalidad recurrente en esta adicción, que va desde la pornografía online a la prostitución, pasando por el cibersexo e incluyendo la aparición de extremos como el voyeurismo o el acoso sexual.

3. Insatisfacción constante : no encuentro de la saciedad sexual y hay una extensión de esto a otros ámbitos.

4. Dificultad para la autoestimulación sexual .

5. Problemas sociales a corto, medio y largo plazo. Consecuencias del aislamiento y dificultades con las relaciones personales.

6. Insatisfacción a partir de la búsqueda insatisfactoria de contenidos cada vez más extraños.

7. Intensidad del consumo.

8. Ira e irritabilidad injustificada en cualquier ámbito familiar o social.

9. Mentiras y sobreprotección del consumo de pornografía online. Contraseñas, borrado constante de historiales de navegación, etcétera.

10. Desinterés por las relaciones sexuales físicas. Los profesionales clínicos apuntan a ésta como la señal de alarma que suele desencadenar el inicio de una búsqueda por solucionar el problema.

Fuente: vice.com

Fuente: social.lared.cl

Impactos: 0

Deja una respuesta