"Don Ramón", de la TV a héroe en El Salvador por su lucha contra la extorsión

“Don Ramón está harto”, “Yo no me dejo rentear (extorsionar)”, se lee en carteles que han aparecido en los últimos días en diferentes sitios de San Salvador y otras ciudades del país, donde se congregan ciudadanos para repartir volantes y calcomanías con la figura del personaje de la vecindad creada por Roberto Gómez Bolaños.

Stanley Rodríguez, uno de los voceros del movimiento que promueve una respuesta ciudadana contra las extorsiones, aseguró a Efe que “Don Ramón va en contra de la violencia en general”.

“Don Ramón está harto de la renta, de los homicidios, de la violencia, de los secuestros”, añadió Rodríguez, quien admite que ejerce como portavoz de este movimiento, que reúne a estudiantes, empresarios, artistas, escritores, músicos, escultores, ya que varios de ellos sienten temor y prefieren el anonimato.

¿Y ,por qué ‘don Ramón’?. Según Rodríguez fue elegido porque este personaje “se andaba escondiendo siempre para no pagar la renta”, término usado en El Salvador para llamar a las extorsiones, que afectan principalmente a sectores como el transporte y el comercio.

En la televisión “don Ramón” se escabullía por las ventanas o se encerraba en su casa para no pagarle al “señor Barriga”, el dueño de la vecindad en la que vivía el “Chavo”, el personaje que inspiró esa serie que se emitió entre 1973 y 1980, aunque sigue reponiéndose en muchos países. Ahora, en El Salvador da la cara contra la violencia.

Rodríguez indicó que la propuesta es el “no pago de la renta” y la sensibilización de la ciudadanía ante un problema que, según registros de la Policía Nacional Civil (PNC), ha afectado en lo que va del año a 1.138 personas que han interpuesto denuncias y ha sido la causa de 804 detenciones en ese período.

“No se trata de responder a la violencia con más violencia. Se trata de que los salvadoreños recuperemos lo que es nuestro, que la ‘mara’ vuelva a significar nuestro círculo de amigos, que el respeto vuelva a ser una cosa que se gana con trabajo y decencia, nunca con amenazas y violencia, que el ‘barrio’ vuelva a ser un lugar de convivencia y alegría y no un territorio en disputa entre pandillas”, señaló un manifiesto difundido por esta iniciativa.

El movimiento apareció en momentos en que este país, el más pequeño de América y que padeció entre 1980 y 1992 una guerra civil que causó 75.000 muertos, registra un promedio de 13 asesinatos diarios, así como robos y el cobro de extorsiones, de los que la Policía responsabiliza principalmente a las “maras” o pandillas.

En El Salvador operan la “Mara Salvatrucha (MS)” y la “Mara 18 (M-18)”, enfrentadas en una guerra por el control de territorios.

Los orígenes de la “MS” se remontan a la década de los ochenta en la ciudad estadounidense de Los Ángeles, donde se formó con jóvenes centroamericanos para defenderse de otros grupos étnicos, integrados en su mayoría por mexicanos.

Y aunque por ahora las acciones se han limitado a repartir camisetas, calcomanías y la instalación de vallas con el rostro de ‘don Ramón’, caracterizado por el fallecido actor mexicano Ramón Valdés, Rodríguez aseguró que es apenas una “primera etapa”, aunque no precisó las próximas acciones que seguirán.

Señaló que la campaña se financia con “aportes voluntarios”, y cuenta con el respaldo de los alcaldes de San Salvador, Norman Quijano, de la Alianza Nacionalista Republicana (ARENA, derecha), y de Santa Tecla, Óscar Ortiz, de la antigua guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

“Aquí se extorsiona a familias de todos los estratos sociales (…) es la extorsión al transportista, es la extorsión al obrero, es la extorsión al empresario, es la extorsión a la familia clase media y esto tiende a crecer”, advirtió Quijano este domingo.

Ortiz destacó que se está “abriendo una puerta de esperanza, de optimismo y de valor para los seis millones de salvadoreños a decir un basta ya” a este delito que ahora tiene como principal antagonista a un personaje flaco, de sombrero y bigotes que de las risas en la televisión pasó a ser imagen de una compleja realidad.

EFE lb/hma/alf
http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=360307

Impactos: 0

Deja una respuesta