Amnistía manda una carta abierta a los candidatos presidenciales en Colombia

El respeto a los derechos humanos debe ser una prioridad máxima para todos los candidatos presidenciales que se presentan a las elecciones de Colombia del 30 de mayo, ha declarado Amnistía Internacional al enviarles una carta abierta.

En la misiva, la organización ha pedido a los candidatos presidenciales que expongan con claridad las políticas que aplicarán y las medidas concretas que implantarán para garantizar el pleno respeto a los derechos humanos en Colombia.

“Aunque los candidatos hicieron una breve alusión a los derechos humanos en el cuestionario que publicó la semana pasada el semanario colombiano ‘Semana’, sigue siendo francamente chocante que, en un país donde los derechos humanos son vulnerados sistemáticamente por quienes participan en el conflicto armado interno que afecta al país desde hace 45 años, esta cuestión no haya recibido la prioridad que merece”, afirma Susan Lee, directora del Programa Regional para América de Amnistía Internacional.

La lacra de la impunidad

La organización condena en su carta que ninguna de las partes del conflicto, sea la guerrilla, los grupos paramilitares o las fuerzas de seguridad, esté protegiendo a la población civil de las consecuencias que tiene el enfrentamiento para los derechos humanos ni respete su derecho a no verse involucrada en las hostilidades.

Asimismo, la organización denuncia que la impunidad es la responsable de la prolongación de la crisis de derechos humanos. Pese a que se han producido ciertos avances en las investigaciones sobre abusos contra los derechos humanos, la impunidad sigue siendo la norma y la mayoría de los responsables de cometer abusos contra los derechos humanos nunca han sido identificados ni investigados.

“Cada año, cientos de miles de civiles se ven obligados a huir de sus hogares debido al conflicto, mientras muchos otros son víctimas de amenazas, homicidios, desapariciones o secuestros. La situación que afrontan los pueblos indígenas y las comunidades de afrodescendientes y campesinas, así como los defensores y defensoras de derechos humanos, es especialmente precaria. Simplemente necesitamos saber qué va a hacer el nuevo presidente al respecto”, añadió Susan Lee.

Desde la organización esperan que los candidatos transmitan un claro mensaje, de ser elegidos, de que tendrán la determinación política para poner fin a tantas décadas de abusos contra los derechos humanos y para superar la impunidad, endémica y vergonzosa, que ha permitido que estos abusos continúen cometiéndose hasta la fecha.

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/04/28/solidaridad/1272477532.html

Impactos: 0

Deja una respuesta