ESTADOS UNIDOS: ¿Es la victoria de Obama también una victoria de los derechos de los niños?

Vaya a: ¿Qué significa para EE.UU. la ratificación?
[5 de noviembre de 2008] –Cuando Barack Obama tome oficialmente el cargo de presidente de Estados Unidos el próximo enero, la Convención sobre los Derechos del Niño (CRC) podría tener al fin un apoyo muy necesitado en dicha presidencia.
Estados Unidos es uno de los dos países, junto a Somalia, que aún no han ratificado la CRC.
EE.UU. no es ajeno a la Convención. La delegación estadounidense participó intensamente en el proceso de redacción durante la década de los ochenta y el gobierno de entonces firmó oficialmente la CRC bajo presión del presidente Bill Clinton el 16 de febrero de 1995. No obstante, tanto el presidente Clinton como el presidente Bush no iniciaron el proceso de ratificación, lo que hubiera vinculado a EE.UU. a las disposiciones de la Convención (¿Cuál es la diferencia entre ratificación y firma?).
Como resultado de esto, durante los últimos 14 años la Convención sólo ha podido aspirar a contar con el poder líder mundial y el papel legal vinculante de Estados Unidos ha seguido eludiendo la legislatura de Estados Unidos.
Pasos positivos
La inauguración del presidente electo Obama puede finalizar con este período de falta de acción. Obama ya ha indicado su intención de llevar a EE.UU. de nuevo a la mesa de los derechos humanos, con discusiones sobre los derechos humanos en la agenda.
Cuando le preguntaron a Obama en el debate presidencial ante los jóvenes si trataría de ratificar la CRC, al menos expresó un apoyo por ese objetivo: “Es importante que Estados Unidos regrese a su posición de líder y promotor de las Derechos Humanos. Resulta vergonzoso encontrarse en la compañía de Somalia, un país sin ley. Revisaré este tratado y otros y aseguraré que Estados Unidos reanuda su liderazgo mundial en materia de derechos humanos.”
(Vídeo disponible en http://debate.waldenu.edu/video/question-12/)
Por contraste, la Plataforma de elección de 2008 del partido republicano incluía la cláusula siguiente:
“Apoyamos firmemente la política arraigada hace tiempo que tiene el partido republicano y que se conoce como la “política de Ciudad de México”, la cual prohíbe dar dinero federal a organizaciones no gubernamentales que proporcionen abortos o fomenten activamente el aborto como un método de planificación familiar en otros países. Rechazamos cualquier tratado o acuerdo que viole estos valores.
”Esto incluye la convención de la ONU sobre los derechos de la mujer, firmada en los últimos meses de la presidencia de Carter, y la convención de la ONU sobre los derechos del niño.”

Obama también ha apoyado recientemente legislación que haría un llamamiento a Estados Unidos para actuar en colaboración con la comunidad internacional para reducir la mortalidad infantil, garantizar la educación de los mismos y proveer “mejor futuro” para todos los niños. (Ley de Pobreza Global, http://www.thomas.gov/cgi-bin/query/D?c110:3:./temp/~c1100rVlQa::).
Esta ley, que actualmente se está deliberando en el Senado, exige al presidente establecer e implementar una estrategia para trabajar por reducir la pobreza en todo el mundo. Esta estrategia ciertamente podría involucrar la ratificación de varios tratados internacionales, incluyendo la convención CRC.
Batalla ardua
Obama puede traer consigo una esperanza de cambio pero también se tendrá que enfrentar a una batalla ardua. En los últimos decenios el récord de Estados Unidos en cuanto a la adherencia a tratados de derechos humanos ha sido irregular, siendo generosos, y el proceso de ratificación no es un asunto sencillo.
Habitualmente, el departamento del Senado es el primero que revisa los tratados y luego prepara los documentos para presentarlos al Senado. A continuación, el presidente examina estos documentos antes de la presentación oficial ante el Senado, que entonces puede celebrar audiencias para abordar preocupaciones públicas y cualquier necesidad de implementación especial. Una recomendación de ratificación requiere los votos a favor de dos tercios del Senado, que es un listón mucho más elevado que la mayoría que tiene un partido tradicionalmente.
A pesar de estos obstáculos, la ratificación por parte de Estados Unidos de la CRC resulta posible. Si bien la CRC nunca se presentó a ratificación, sus dos Protocolos Opcionales (¿qué es esto?) tuvieron éxito. De hecho, el Senado votó unánimemente por apoyar el Protocolo Opcional de la CRC sobre la participación de niños en luchas armadas y el protocolo se ratificó oficialmente a sólo dos años de la firma del mismo.
En 2002 también se ratificó el Protocolo Opcional sobre la venta de niños, la prostitución infantil y la pornografía infantil.
Con esto en mente, se confía en que Obama haga despertar el asunto de la CRC de su larga hibernación e inicie el proceso de ratificación a principios del año que viene. Tal vez para finales de su mandato sólo haya un país ausente de la lista de la Convención.
¿Qué significa la ratificación para Estados Unidos?
La ratificación es una potente declaración de apoyo a una convención, tanto nacional como internacionalmente, y las Naciones Unidas seguro que acogerán con agrado la ratificación de la CRC por parte de EE.UU. Sn embargo, en muchos aspectos la ratificación sólo sería el primer paso para garantizar a los niños de Estados Unidos los derechos contemplados en la Convención.
Por lo general, los tratados ratificados se convierten en el “derecho supremo del país” de acuerdo a la cláusula de supremacía de la constitución de Estados Unidos (para una explicación general de esto, pinchen aquí). No obstante, el escenario es más complicado, ya que no todos los tratados se aplican de la misma manera.
Cuando Estados Unidos ratifica tratados, decide si los tratados serán de “aplicación inmediata” o no. los tratados que se consideran de “aplicación inmediata” tienen una fuerza directa en el derecho de Estados Unidos y los pueden hacer cumplir los tribunales desde la fecha de la ratificación. Los tratados que no son de aplicación inmediata no los pueden hacer cumplir directamente los tribunales y no crean obligaciones vinculantes para el gobierno.
Para implementar tratados que no son de aplicación inmediata, los gobiernos federal y estatales deben aprobar legislación para hacer que sus leyes cumplan con las disposiciones del tratado. Una vez que entra en vigencia esta “legislación de implementación”, entonces los tribunales pueden hacer cumplir las leyes y reglamentos locales que reflejan los derechos y las obligaciones de los tratados que no son de aplicación inmediata. (Para un debate breve acerca del derecho de Estados Unidos del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, pinchen aquí, artículo 1.4 “Derecho internacional en el derecho municipal”.)
El gobierno de Estados Unidos ha sido notablemente lento en cuanto a la implementación de tratados de derechos humanos y hasta la fecha ha adoptado la opinión de que los tratados de derechos humanos no son de aplicación inmediata. “Resulta probable que si Estados Unidos ratifica la CRC, se dará por entendido que el tratado no es de aplicación inmediata.”
Hay que destacar que la Campaña por la ratificación de la CRC por parte de EE.UU. –una coalición con base en EE.UU. de organizaciones e individuos en favor de la ratificación– prevé que la CRC no será de aplicación inmediata y que “cada estado de EE.UU. sería responsable de desarrollar y ejecutar su legislación propia al respecto.” (Para más información, pinchen aquí.)
Desdichadamente, la etiqueta de no aplicable inmediatamente que se asigna a los tratados de derechos humanos y los correspondientes obstáculos y demoras de implementación han hecho que algunos opinen que la ratificación de estos tratados tendrá poco efecto en Estados Unidos.
Si bien esta frustración resulta comprensible, la ratificación de la CRC constituiría una afirmación inestimable de los derechos del niño, no sólo en Estados Unidos sino también en todos los países. Proporcionaría una guía la legislación de derechos del niño a niveles federal y estatal y acabaría por traer finalmente a Estados Unidos al redil de los derechos internacionales del niño. Con esto en mente, confiamos en que el cambio inminente de gobierno de los Estados Unidos marcará el comienzo de una nueva era de derechos humanos y responsabilidad internacional, así como la ratificación ya tan retrasada de la CRC.
Más información

  •  Infórmese acerca de la campaña estadounidense a favor de la ratificación de la CRC: mitos y hechos

 Organisation Contact Details:

Child Rights Information Network
East Studio
2 Pontypool Place
London
SE1 8QF
Tel: +44 (0)207 401 2257
Email: info@crin.org
Website: www.crin.org

http://www.crin.org/resources/infoDetail.asp?ID=18941

Impactos: 0

Deja una respuesta