Pekín pide repatriar 17 uigures de Guantánamo a los que acusa de terroristas

23 de enero (Washington/EFE)

Jiang Yu, portavoz del ministerio de Exteriores hcino, dijo que los 17 chinos son, en opinión de su Gobierno, “miembros del Movimiento Islámico del Turkestán Oriental, un grupo incluido en la lista de organizaciones terroristas del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, por lo que deberían ser devueltos a China para ser sometidos a juicio”.

Pekín pidió a Washington la repatriación a China, donde pueden enfrentarse a una ejecución, de los 17 chinos sospechosos de haber cometido actos terroristas retenidos en la base de Guantánamo, que será clausurada por orden del presidente de EEUU, Barack Obama.

“Nos oponemos a que otras naciones retengan a estos sospechosos y estos deberían ser repatriados de forma inmediata para ser tratados de acuerdo a la ley china”, señaló  Jiang Yu, citada hoy por el diario “China Daily”.

China dice que este movimiento separatista de la región occidental uigur de Xinjiang, habitada por 10 millones de musulmanes de origen turcomano, está vinculada con Al Qaeda, por lo que Washington accedió a incluirlo en la lista de terroristas internacionales.

Pero el régimen chino ejerce una estricta represión de la minoría uigur, como demuestra el hecho de que las fuerzas armadas chinas detuvieran a un centenar de personas antes y durante los Juegos Olímpicos de Pekín a las que acusó de haber preparado ataques terroristas, aunque no se hicieron públicas las pruebas.

Los uigures retenidos en Guantánamo tendrían que haber abandonado la base en 2004, pero Washington expresó su preocupación por las sentencias que pudiera aplicar la arbitraria justicia china y alegó que no había ningún país que pudiera acogerlos.

En la actualidad hay en Guantánamo 245 detenidos, de los 800 que acogía la base cuando fue abierta después de los atentados terroristas del 11 de Septiembre contra las Torres Gemelas de Nueva York.

Las violaciones del régimen chino de los derechos de los disidentes y minorías étnicas, como los tibetanos o los uigures, han sido condenadas en numerosas ocasiones tanto por ONG defensoras de los derechos humanos como por gobiernos, como el estadounidense o europeos.

 

 

 

Impactos: 0

Deja una respuesta