“Nos daban la comida como a los perros”

17 de enero (España/EFE)

El Magazine que este periódico publica el domingo recoge el testimonio de ocho afganos que han permanecido detenidos en Guantánamo y que finalmente fueron puestos en libertad sin cargos. Los testimonios han sido recopilados por el periodista Alfonso Moral, que viajó por el país vestido con ropas afganas para pasar inadvertido.

La prisión estadounidense en la bahía cubana alberga en la actualidad a unas 250 personas acusadas de cometer actos de terrorismo. Los detenidos están en una especie de limbo legal, sin ningún tipo de derecho internacional que los ampare como prisioneros de guerra.

El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, ya ha anunciado que cerrará la prisión y que ésta será una de sus primeras decisiones, aunque el proceso jurídico puede demorarse algún tiempo.

Un total de 130 afganos han pasado por las celdas de esa prisión y muchos de ellos han sido puestos en libertad sin cargos, como sucedió con los ocho testimonios recogidos por el Magazine. “En Guantánamo éramos tratados como animales, nos daban la comida como a los perros”, afirma Saidamir Morzan, quien asegura que fue torturado y vió “a dos árabes que se suicidaron colgándose en su celda”. Saidamir Morzan era oficial del Ejército afgano en 2002 y a pesar de sus intentos de demostrar que trabajaba a favor del Gobierno fue conducido a Guantánamo acusado de facilitar la entrada de miembros de Al Qaeda.

Muchos prisioneros que pasaron por Guantánamo fueron capturados por error, víctimas de las recompensas ofrecidas durante la guerra de Afganistán.

Otros eran luchadores de a pie, de escaso valor estratégico. Como consecuencia, la mayoría de quienes llegaron a Guantánamo están ahora en libertad, en sus países de origen.

De hecho, el problema de verdad se reduce a un puñado de reos, entre ellos algunos de los presuntos participantes en el 11-S, como Jaled Sheik Mohamed. Él y otros trece detenidos estuvieron en cárceles secretas antes de ser llevados a Guantánamo, en el año 2006.

 

Impactos: 0

Deja una respuesta