Guantánamo, 7 años de escándalo

11 de enero (Washington/EFE)

 

Hoy se cumplen siete años desde que los primeros sospechosos de terrorismo llegaron, encapuchados y atados con cintas en un avión militar, a la base militar estadounidense en Guantánamo, Cuba. Pero este podría ser el último aniversario de la tristemente célebre prisión.

Los detenidos volaron desde Afganistán hasta el Caribe, donde fueron encerrados primero en una especie de jaulas abiertas y después en celdas construidas a la carrera. Algunos eran combatientes de los Talibán; otros, miembros de Al-Qaeda y muchos otros fueron capturados simplemente por ser árabes.

Sin embargo, el presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, ha prometido sacar de Guantánamo a los 250 prisioneros que quedan en una base por cuyos calabozos han pasado casi 800 personas. El problema es qué hacer con ellos.

Deberá decidirlo rápidamente. El 26 de enero, seis días después de que tome posesión, se inicia el juicio contra el canadiense Omar Kahdr, que fue detenido en Afganistán cuando tenía 15 años. Kahdr comparecerá ante los tribunales antiterroristas establecidos por el gobierno de George W. Bush y cuyas reglas especiales permiten incluso la presentación de confesiones obtenidas bajo tortura.

Obama “tiene que anunciar un plan específico antes de esa fecha”; de lo contrario, estará dando un respaldo implícito a esas cortes, dijo Sarah Mendelson, experta del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés).

Pocos creen que Obama podrá cumplir de inmediato su promesa de cerrar Guantánamo. EU tiene que convencer aún a países europeos para asilar a aquellos detenidos que podrían ser torturados en sus países de origen.

Otros presos son considerados peligrosos por el Pentágono, que teme liberarlos. Y también están Jalid Sheij Mohamad, presunto cerebro del 11-S, y otros presos de su calibre. Organizaciones de derechos humanos quieren que los prisioneros sean juzgados en tribunales normales o que sean liberados. Obama no ha aclarado aún su posición.

 

Impactos: 0

Deja una respuesta