Colombia: Ex jefe del ejército debe ser investigado por violaciones de derechos humanos

El general Mario Montoya, jefe del ejército colombiano, dimitió ayer en medio de un escándalo que vincula a miembros de las fuerzas de seguridad con homicidios de civiles.

 

Organizaciones de derechos humanos han relacionado al general Montoya con varios casos de violaciones de derechos humanos. Estas denuncias deben ser investigadas con eficacia e independencia por los tribunales civiles, y la dimisión del general Montoya no se debe utilizar como pretexto para enterrarlas.

 

Entre las denuncias contra el general Montoya está la de que en 2002 colaboró con grupos paramilitares en Medellín en el curso de los intentos de arrebatar a los grupos guerrilleros el control de algunas zonas de la ciudad. Esta operación militar, denominada “Operación Orión”, se caracterizó por violaciones reiteradas de derechos humanos, incluidas ejecuciones extrajudiciales, contra civiles que residían en los barrios afectados.

 

A comienzos de la década del 2000, en el departamento de Putumayo, en el sur del país, soldados a las órdenes del general Montoya también fueron acusados de colaborar con grupos paramilitares. Cientos de cadáveres, muchos de ellos mutilados, han aparecido en los últimos años enterrados en zonas de Putumayo que, por entonces, estaban bajo el control de las fuerzas de seguridad y los grupos paramilitares.

 

Información complementaria

 

La semana pasada, el escándalo relacionado con los presuntos homicidios de decenas de varones jóvenes de Soacha, cerca de la capital, Bogotá, que más tarde el ejército había presentado falsamente como “guerrilleros muertos en combate”, les costó el puesto de trabajo a 27 miembros de las fuerzas de seguridad, entre ellos tres generales.

 

Estos últimos homicidios no son sino la punta de un gigantesco iceberg. Amnistía Internacional y otros grupos de derechos humanos colombianos e internacionales llevan años denunciando las ejecuciones extrajudiciales en Colombia, donde esta práctica sigue siendo generalizada y sistemática.

 

El gobierno colombiano ha reconocido finalmente que el problema existe; pero sigue sin admitir las verdaderas dimensiones del problema. Miles de civiles han sido víctimas de homicidio o desaparición forzada a manos de las fuerzas de seguridad a lo largo de los últimos 40 años de conflicto. Todas las denuncias de ejecución extrajudicial deben ser objeto de una investigación efectiva por parte del sistema de justicia civil.

 

Todas las partes enfrentadas en el prolongado conflicto armado de Colombia –grupos guerrilleros, paramilitares y fuerzas de seguridad– han cometido graves abusos contra los derechos humanos y violaciones del derecho internacional humanitario.

 

La dimisión del general Montoya se produce tan sólo una semana después de la publicación de un exhaustivo informe de Amnistía Internacional sobre la situación de los derechos humanos en Colombia.
 
Consulten el informe «¡Déjennos en paz!» La población civil, víctima del conflicto armado interno de Colombia en:  http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR23/023/2008/es

Documento público

****************************************

Si desean más información, pónganse en contacto con la oficina de prensa de Amnistía  Internacional  en  Londres  llamando  al número + 44 20 7413 5566, o visiten http://www.amnesty.org/es/for-media. Para los documentos y comunicados de prensa traducidos al español, visiten http://www.amnesty.org/es/research.

 

Índice AI: AMR 23/041/2008
5 de noviembre de 2008

Impactos: 0

Deja una respuesta