Australia rechaza presos de Guantánamo

3 de enero (Londres/BBC)

El gobierno de Australia rechazó formalmente la solicitud de Estados Unidos de acoger a ex prisioneros del centro de detención de Guantánamo.

Así lo anuncio la viceprimera ministra, Julia Gillard, quien en estos días de vacaciones está sustituyendo al primer ministro, Kevin Rudd.

Gillard explicó que la decisión está basada en la “estricta” política de seguridad nacional del país y en “consideraciones migratorias”.

El corresponsal de la BBC en Sidney, Phil Mercer, señala que esta no es la primera vez que Washington realiza un pedido similar.

A principios del año pasado, Australia rechazó otro llamado que le hicieron para que aceptara a los ex prisioneros.

¿Quién los quiere?

Este nuevo rechazo se une al de varios gobiernos en el mundo que, pese a insistir en que se debe cerrar la prisión, no se muestran dispuestos a recibir en su territorio a los prisioneros.

Ello puede ser un obstáculo para el presidente electo de EE.UU., Barack Obama, quién asume el poder el próximo 20 de enero, y quien prometió cerrar la prisión en un plazo máximo de dos años.

En este momento hay 255 prisioneros en Guantánamo, 60 de los cuales están libres de todo cargo, pero EE.UU. tiene dificultades para ponerlos en libertad ya que de regresar a sus países de origen podrían corren el riesgo de ser detenidos e incluso torturados.

Ahora, la pregunta que muchos analistas se hacen es si Obama podrá finalmente cerrar Guantánamo antes del 2010.

Por lo pronto, Alemania y Portugal están dispuestos a recibir a algunos prisioneros de Guantánamo en su territorio.

El ministro de Asuntos Exteriores portugués, Luis Amado, está presionando para que varios países de la Unión Europea (UE) acepten a los detenidos y dijo que planteará el debate en una reunión de cancilleres europeos a finales de mes.

División

El periódico británico Times señaló que el Reino Unido parece dispuesto a aceptar a varios de ellos.

La cancillería de la nación europea, sin embargo, advirtió que todavía no se había llegado a ningún acuerdo.

Según el analista de la BBC en temas internacionales, Mike Wooldridge, existen divisiones en el seno de la UE sobre el papel que debe jugar el bloque en el cierre de Guantánamo.

Para acabar con la prisión el gobierno de Obama deberá conseguir suficientes países dispuestos a aceptar prisioneros en su territorio, y por lo pronto, la tarea se ve difícil.

La prisión, ubicada en una base militar estadounidense en Cuba, se abrió poco después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y Washington encarceló en ella sin ningún juicio o proceso legal a los que consideró como sospechosos de tener vínculos con la red al-Qaeda

 

Impactos: 0

Deja una respuesta