Los derechos humanos no pueden ser un lujo

A pesar de que los derechos humanos no son un lujo propio de épocas de prosperidad, en épocas de crisis económica suelen ser objeto de una gran presión.

El peligro de que se produzcan más violaciones de derechos humanos aumenta, sobre todo entre personas migrantes, refugiadas, aquellas que se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad. Y las tensiones sociales, que no suelen tardar en aparecer, justifican políticas de seguridad pública estrictas y la restricción de las libertades civiles.

Por eso, en estos días en que celebramos el 60º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos te quiero dar las gracias por seguir ayudándonos a demostrar el poder que tenemos las personas para infundir esperanza y generar cambios.

Pero, más que jornadas de celebración, me gustaría que fuesen días de acción, para fortalecer el movimiento de derechos humanos y para recordar a los gobiernos que, en crisis económica, las obligaciones que tienen hacia los derechos humanos ni se extinguen, ni se atenúan.

Es una gran noticia que hayas decidido formar parte de la esperanza y el cambio, y te animo a que esta vez des un nuevo impulso a las reinvindicaciones de Amnistía Internacional y te unas a nuestro trabajo hoy mismo, ahora mismo.

No importa si puedes aportar más o menos, mucho o poco. Lo que importa es seguir trabajando para que los derechos humanos nunca sean un lujo para unos pocos.

¿Contamos contigo?

Itziar Ruíz-Giménez
Presidenta
Amnistía Internacional – Sección Española

Impactos: 0

Deja una respuesta