El 29% de los venezolanos piensa en emigrar

ELMERCURIO.COM

El 29% de los venezolanos piensa en emigrar, de los cuales un 36% 
pertenece a la clase media:
Fuga de talentos marca la emigración venezolana

Domingo 23 de marzo de 2008

Un asalto hizo que el médico Freddy Rodríguez empacara sus cosas y 
viajara a España a ejercer.

Científicos, médicos y profesionales de la industria petrolera 
protagonizan una diáspora hacia otros países, a donde van huyendo de 
la inseguridad y de la inestabilidad política y económica.

Marielba Núñez

GDA/El Nacional/Venezuela

Un asalto le cambió la vida al médico Freddy Rodríguez. Esperaba en su
automóvil, en una congestionada avenida de Caracas, cuando un hombre 
lo amenazó con un arma y le robó no sólo todo lo que llevaba encima, 
sino también la confianza en que pudiera seguir viviendo en Venezuela.

En cuestión de semanas firmó un contrato para trabajar en Morón de la 
Frontera, Andalucía. “Allá tienen un déficit de médicos, porque muchos
se van a otros países europeos. Voy a un pueblo pequeño, sólo a vivir 
mejor, sin la angustia de temer por mi vida al salir a la calle”. Un 
médico gana en España un mínimo de 3.000 euros (4.385 dólares), 
mientras en Venezuela gana el equivalente a 400 euros (584 dólares).

Desde 2005 se han ido del país al menos 2.000 médicos, cifra 
equivalente a la suma de los que egresan anualmente de todas las 
universidades nacionales, afirma Douglas León Natera, presidente de la
Federación Médica de Venezuela.

Los médicos también escogen como destino Estados Unidos, Portugal, 
Australia y Canadá, países que interesan a quienes visitan el portal 
mequieroir.com.

Una encuesta hecha por la encuestadora Datanálisis indica que el 29% 
de los venezolanos piensa en emigrar. De ellos, 36% pertenece a la 
clase media y 25% a los sectores más empobrecidos. “Los motivos 
principales que aducen para justificar esa intención suelen ser la 
inestabilidad política y la inseguridad”, dice Luis Vicente León, 
presidente de la firma.

Desde su oficina en la Universidad de Texas en Austin, donde es 
director e investigador senior del Centro de Modelaje Subterráneo, 
Héctor Klie relata que fue uno de los 18.756 investigadores despedidos
de Petróleos de Venezuela, luego del paro contra el gobierno de Hugo 
Chávez de 2003. Sus razones para emigrar fueron políticas, aunque 
también pesó lo económico. “La decisión comenzó por ser temporal, pero
se ha ido transformando en definitiva”.

Un porcentaje del personal altamente capacitado que en 2003 estaba en 
la nómina de la industria petrolera nacional está desperdigado por 32 
países, según datos recopilados por la asociación Gente del Petróleo, 
que encuestó a 374 de esos ex trabajadores. Un 29% reside en EE.UU., 
15% en México, 12% en Canadá y el resto en lugares desde Latinoamérica
hasta el Golfo Pérsico.

Eddie Ramírez, presidente de esa organización, indica que cerca de 
10.000 trabajadores petroleros -una cifra equivalente a la mitad de 
los expulsados de PDVSA en 2003-, se han radicado en el exterior. 
Calcula que por ello el país perdió más de 21 millones de horas-hombre
de adiestramiento.

El flujo migratorio de Venezuela se revirtió desde 1983. Muchos de los
inmigrantes que había recibido el país, de Europa o del sur del 
continente, decidieron retornar a sus países, mientras que otros 
venezolanos también hacían sus maletas. “Detectamos una tendencia a la
fuga en muchos profesionales que se habían formado con becas de la 
Fundación Gran Mariscal de Ayacucho (un programa estatal), en la 
medida en que había una degradación social y económica”, admite José 
Domingo Mujica, quien presidió esa fundación entre 1995 y 1998.

Datos de la National Science Foundation de Estados Unidos señalan que 
en 2001, 8.800 venezolanos trabajaban en ese país en actividades 
relacionadas con ciencia y tecnología, 2.000 con grado de maestría y 
800 con doctorado. La mayoría de ellos había obtenido la nacionalidad 
estadounidense y 3 de cada 10 tenía visa de residente. La cifra supera
a las 5.222 personas registradas en el Programa de Promoción del 
Investigador del Ministerio de Ciencia.

No existen programas oficiales para repatriar los cerebros fugados. La
Fundación Talento Venezolano en el Exterior ha intentado mantener 
contactos con los científicos en el extranjero, con malos resultados. 
“El peor daño que puede sufrir un país es la descapitalización de su 
potencial intelectual”, se queja el presidente de esa fundación , 
Claudio Bifano.

Impactos: 0

Un comentario de “El 29% de los venezolanos piensa en emigrar

Deja una respuesta