Aumentan preescolares víctimas de violencia

Lanacion.cl

Aumentan preescolares víctimas de violencia

Por José Miguel Jaque / La Nación

Entre 2003 y 2007, la cantidad de menores abusado sexualmente o 
golpeados que asisten a los jardines infantiles de la institución 
aumentaron más de 20 veces. La corporación tiene una unidad 
especializada para combatir las agresiones a niños a corta edad y 
evitar que se vuelvan crónicas.

No era la primera vez que en el jardín al que asistía K. P. A. se 
percataban de que la niña (1 año y ocho meses) tenía una irritación 
vaginal. Por eso la derivaron al Hospital Regional de Iquique, donde 
los profesionales que la revisaron le diagnosticaron una infección 
urinaria. Con esa información en la mano, la fiscalía cerró la causa 
por posible abuso sexual. Craso error. Sólo unos meses después y ante 
una nueva evidencia, se conoció el verdadero diagnóstico: la menor era
violada por su padre, Alex Palape. Esta vez, los médicos sí 
constataron la situación y estamparon la denuncia.

La actuación de la parvularia que detectó el hecho no es aislado y se 
ha repetido más de lo deseado en los jardines infantiles de la 
Fundación Integra, que trabaja especialmente con menores en estado de 
vulnerabilidad de los primeros dos quintiles.

Las cifras son alarmantes: si en 2003 se detectaron 44 casos de niños 
agredidos, el año pasado, la cifra subió a 1.025. “Tenemos cerca de 80
mil niños y nos llegan denuncias todos los días”, cuenta Loreto 
Amunátegui, directora ejecutiva de la corporación.

Amunátegui explica este explosivo aumento por la visibilización de la 
temática de los derechos y la protección de los niños, un fenómeno 
similar al que ocurrió con la violencia intrafamiliar. En segundo 
término, dice que “hay informes técnicos que entregan un diagnóstico 
del deterioro al interior de las familias y eso lo queremos trabajar 
con el Ministerio de Salud. Necesitamos una intervención más sistémica
y un trabajo preventivo, que es lo que estamos haciendo con las madres
embarazadas”.

Unidad de protección

La Fundación Integra tiene -hace cinco años- una Unidad de Protección 
de la Primera Infancia (UPRI), con especialistas en el tema de 
agresión para proteger a los menores vulnerables en sus 1.031 jardines
infantiles. “Nuestro personal sabe perfectamente cuándo un niño es 
agredido y da cuenta al circuito que funciona a través de la UPRI”. 
Esto es, activar las redes de protección para que el menor permanezca 
con un adulto parental o en un centro del Sename a través de las 
medidas encargadas por los tribunales de Familia. En lo posible, 
tratan de evitar la judicialización de los casos y hay un seguimiento 
para impedir la reiteración del maltrato.

La importancia de trabajar en este tema antes de los cuatro años 
apunta a combatir la cronicidad de los maltratos. “Al detectar el 
abuso en esta edad estamos previendo que se vuelvan crónicos”, dice la
sicóloga y coordinadora nacional de UPRI, Isabel Luna.

Impactos: 0

Deja una respuesta