Amnistía Internacional condena campaña de ETA

4 de abril de 2008

España: Amnistía Internacional condena la campaña de amenazas y
homicidios deliberados de ETA contra representantes de los partidos
políticos

Londres.- A la luz de la reciente declaración de Euskadi Ta Askatasuna
(ETA) asumiendo la autoría del asesinato del ex concejal Isaías
Carrasco el 7 de marzo de 2008, Amnistía Internacional reitera su condena del
asesinato y de la campaña de amenazas contra representantes de los
partidos políticos y de los medios de comunicación planificada por ETA.

En un comunicado enviado al diario vasco Gara el pasado 2 de abril, ETA
afirmaba haber matado de un disparo a Isaías Carrasco, ex concejal
socialista, y reivindicaba la autoría de otros cuatro atentados con
bomba ocurridos en los últimos meses. En la misma declaración, ETA
amenazaba a los miembros del Partido Socialista (PSOE), preguntándoles:
“¿No creerán que ETA se va a quedar de brazos cruzados mientras ve cómo
se tortura, se detiene, se condena de por vida o se ilegalizan partidos
con total impunidad?”. Asimismo, amenazaba al Partido Nacionalista
Vasco
(EAJ-PNV) y a Euskal Irrati Telebista (EiTB), ente público de
radiotelevisión vasca.

El largo historial de abusos contra los derechos humanos que ETA
acumula indica que esta amenaza pública contra la población civil es muy
preocupante.

Amnistía Internacional ha condenado sistemáticamente los abusos contra
los derechos humanos cometidos por ETA y ha rechazado de forma
categórica cualquier argumento u objetivo que pretenda justificar el
abuso grave de los derechos humanos.

Así pues, Amnistía Internacional reitera su llamamiento a ETA para que
ponga fin de inmediato y con carácter definitivo a esta campaña de
homicidios y amenazas, entre otros abusos de derechos humanos.

Información complementaria
ETA es responsable de la muerte de más de 800 personas, entre ellas
agentes de la policía y militares, durante la campaña que libra por la
independencia desde hace casi cuarenta años. En mayo de 2005, el
Parlamento español aprobó la apertura de un diálogo del gobierno con el

grupo armado, condicionado al “abandono de la violencia” por parte de
ETA. En marzo de 2006, ETA anunció un “alto el fuego permanente”,
afirmando que el objetivo de esta decisión era “impulsar un proceso
democrático en Euskal Herria […]  en el que sean reconocidos los
derechos del pueblo vasco”.

Las tensiones que rodearon el proceso de diálogo aumentaron tras el
estallido de la violencia en el País Vasco en septiembre de ese mismo
año y el posterior robo de cerca de 350 pistolas y revólveres de una
armería francesa a finales de octubre. El 30 de diciembre de 2006, un
coche bomba hizo explosión en el aparcamiento del aeropuerto de
Barajas,
en Madrid, atentado en el que perdieron la vida dos personas. Una hora
antes de la explosión ETA había avisado por teléfono de la colocación
de
la bomba. Tras el atentado, el gobierno anunció el fin del diálogo con
ETA.

El 5 de junio de 2007, ETA declaró que había puesto fin a su “alto el
fuego permanente” y reanudó sus atentados. El 24 de agosto de ese año,
un coche bomba hizo explosión frente al cuartel de la Guardia Civil de
Durango, en el País Vasco, y causó daños materiales pero ningún herido.

El 9 de octubre, el guardaespaldas de un concejal vasco resultó herido
en un nuevo atentado con bomba. El 1 de diciembre, dos agentes de la
Guardia Civil desarmados murieron a causa de disparos efectuados por
presuntos miembros de ETA en Francia.

En su declaración del pasado 2 de abril, ETA también reivindicaba la
autoría de otros cuatro atentados con bomba cometidos en los últimos
meses. Tres de ellos, habían tenido lugar en el País Vasco: el 8 de
febrero, frente a un juzgado de la localidad vasca de Vergara; el 23 de

febrero, en un repetidor de la provincia de Vizcaya, y el 29 de
febrero,
en la sede del Partido Socialista de Euskadi (parte del PSOE) en la
localidad de Derio. En el cuarto atentado, perpetrado el 21 de marzo
contra el cuartel de la Guardia Civil en Calahorra, un agente resultó
herido.

Impactos: 0

Deja una respuesta