“Juegos Olímpicos bajo censura: China tiene una de las tasas más altas de violaciones de los derechos humanos”

La Nación Domingo

Unos Juegos bajo censura

Ante la proximidad de la cita deportiva, que comienza el 8 de agosto, China intenta mostrar la mejor imagen posible, pese a la inmensa
sombra de las infracciones a los derechos humanos y las restricciones a la libertad de prensa.

Los Juegos Olímpicos de Berlín, en 1936, fueron utilizados por el Gobierno nazi de la época como un vehículo de propaganda, con el fin
de mostrarle al mundo una mejor imagen de su administración. Así, durante el evento deportivo se redujo la represión contra los judíos, se realzaron las bondades del país y la competencia alcanzó una gran cobertura mediática.

En agosto de este año se realizará en Beijing la 29ª edición de Juegos Olímpicos de la era moderna y muchos temen que la historia se vuelva a repetir, considerando que China es el país donde más se ejecuta la pena de muerte en el mundo y uno de los que tiene una de las tasas más altas de violaciones de los derechos humanos.

“Estamos seguros de que el Gobierno chino no desaprovechará la ocasión para exhibir la pujanza económica de su país, su desarrollo  tecnológico, su tremenda capacidad organizativa y tampoco nos cabe ninguna duda de que hará todo lo posible para ocultar la otra realidad de China”, dijo hace algunos días Amnistía Internacional (AI).

Ya sea por obligación o como una estrategia para limpiar su imagen, el país asiático ha tomado medidas que le permiten abrirse al mundo. En ese sentido, en enero de 2007 entraron en vigor una serie de normas para garantizar que los periodistas extranjeros que acudan a cubrir el evento no se encuentren con las restricciones habitualmente existentes en Beijing para su trabajo, como tener que pedir permiso para viajar o hacer entrevistas. Incluso se está pensando en mantener esta especie de “libertad de prensa” una vez que finalicen los Juegos. “Si la práctica demuestra que ayudará a la comunidad internacional a conocer mejor China y que es del interés para los esfuerzos de apertura y desarrollo, no será necesario para nosotros cambiar una buena  política”, expresa Cai Wu, ministro de la Oficina de Información del Consejo de Estado.

PUERTAS ABIERTAS

El Comité Organizador de los Juegos (Bocog) está considerando la opción de flexibilizar, durante la cita deportiva, la censura que se  aplica a internet. A pesar de que el gigante asiático posee 210 millones de internautas y está a punto de superar a Estados Unidos como la mayor comunidad nacional de usuarios de la red, miles de sitios tan populares como Blogspot, WordPress, Wikipedia o el de la BBC son bloqueados por las autoridades, pues son considerados propicios para la difusión de ideas contrarias al Partido Comunista.

Por esto, la directora de Relaciones Públicas del Bocog, Wang Hui, reconoce que establecer una tregua en las limitaciones a la navegación “sería una de las formas en que los Juegos Olímpicos pueden promover el progreso en China”.

Sin embargo, muchos periodistas denuncian que este principio de “libertad de prensa” no se da en la práctica. Una muestra de ello es  que el Gobierno de Beijing la antigua denominación de la capital china prohibió los ficheros de video y de audio en los sitios de internet que no pertenezcan al Estado o que carezcan de autorización expresa.

Hace un par de semanas se supo que el activista Lu Gengsong fue detenido en su domicilio el 24 de agosto del año pasado, acusado de  “incitar la subversión contra la autoridad del Estado”. El ex profesor, de 51 años, fue condenado a cuatro años de cárcel y a uno de privación de sus derechos políticos en 1993 ya había sido expulsado de la universidad por participar en actividades a favor de la democracia y por publicar en internet artículos en los que denunciaba la corrupción de los gobiernos locales.

Según datos de la organización Reporteros Sin Fronteras, en China existen más de 50 personas detenidas por contenidos que han publicado en la red, y durante 2007 se bloquearon más de 2.500 sitios web.

Human Rights Watch elaboró el año pasado un informe de 40 páginas en las que establece cómo Beijing ha obstaculizado la labor informativa, intimidando, acosando y arrestando a periodistas. El documento revela dos incidentes en que individuos que parecían policías encubiertos  agredieron e intentaron detener a reporteros que cubrían una protesta contra el Gobierno por una confiscación ilegal de tierras.

También se asegura que el Ministerio de Relaciones Exteriores chino presionó a una agencia de noticias para que desistiera de cubrir un tema “sensible”, y como ésta no lo hizo, el Gobierno le negó la visa a algunos de sus profesionales.

LA IMAGEN-PAÍS

“Al permitir que se celebren los JJOO en Beijing ayudarán a mejorar la situación de los derechos humanos en China”. Muchos esperan que la promesa que hizo en 2001 el vicepresidente del comité para la candidatura olímpica china, Liu Jingmin, se haga realidad. No obstante, AI lamenta que China siga liderando la lista de países donde se aplica la pena de muerte, ocultando las cifras bajo secreto de  Estado. Sólo en 2006 hubo 1.010 personas ejecutadas, un 65% del total mundial, aunque se especula que las ejecuciones podrían ser unas 10 mil al año. Además, se teme que los órganos sean destinados al creciente negocio de los trasplantes.

La ONG pide la liberación de los presos de conciencia, la abolición de la pena de muerte al menos para delitos no violentos y el fin de la
represión contra activistas y periodistas, junto con el término de las detenciones sin juicio y la rehabilitación forzosa a la cual son  sometidos los consumidores de droga, todo con el fin de mejorar la “imagen-país”.

Con ese mismo objetivo, junto con mejorar la infraestructura para los Juegos, las grúas se han encargado de derribar las vivienda aledañas que afean el entorno de las sedes, como ocurrió en agosto pasado cuando destruyeron un barrio donde se concentraba la mayoría de los diez mil “peticionarios” víctimas de injusticias que no han encontrado respuesta por la vía legal que habían llegado a la capital con sus demandas.

“La gente con quejas en China todavía es silenciada, a veces en nombre de los Juegos Olímpicos”, lamenta Matt Whitticase, miembro de la organización Free Tibet Campaign, en declaraciones al diario “South China Morning Post”.

El Gobierno ya advirtió que cualquier manifestación no autorizada será reprimida de acuerdo con la ley, la que establece muchas exigencias para obtener estos permisos, como solicitar la actividad con cinco días de anticipación, clarificar el motivo de la protesta, el número de participantes, la hora y la ruta e, incluso, especificar las frases y pancartas que se emplearán.

El director del Departamento de Relaciones Internacionales del Bocog, Zhao Huimin, afirma que “el deporte debería estar separado de la política” y que “politizar los Juegos sería olvidar el espíritu olímpico”, sobre todo atendiendo las amenazas de boicot de algunas agrupaciones.

DALAI LAMA, HITLER Y BUSH

Ni el Dalai Lama quedó ausente de esta polémica, luego de que pidiera a sus seguidores que se manifiesten pacíficamente durante los Juegos, considerando que sería una buena vitrina para dejar en evidencia las infracciones a los DDHH y a la ecología y para dar a conocer la problemática con el Tíbet, región autónoma que desde hace más de 50 años está en conflicto con China. Obviamente, estas palabras no gustaron mucho en el Gobierno, que cree que el líder espiritual “busca la separación de su patria e intenta dañar las relaciones con otras naciones”.

Al igual que lo hiciera Adolf Hitler en 1936, se está llevando una campaña diplomática para captar la simpatía de los dignatarios  extranjeros. En su afán por crear nuevas relaciones, el Presidente de la República Popular China, Hu Jintao, invitó a su par estadounidense, George W. Bush, a la ceremonia de inauguración de los Juegos, que estará a cargo de cineastas como Zhang Yimou y Steven Spielberg, entre otros.

Lo mismo se hizo con el Emperador Akihito, de Japón, y se espera que sean muchos los jefes de Estado que asistan al evento. La presencia de éstos sería un paso más para demostrar el creciente poderío del gigante asiático, que tiene a los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 como una de sus principales vías de ascenso. LND

Impactos: 1

2 comentarios de ““Juegos Olímpicos bajo censura: China tiene una de las tasas más altas de violaciones de los derechos humanos”

  1. David Hurtado dice:

    No tengo por que defender a quien viola los DDHH. Pero no puedo dejar pasar indemnes a quienes les interesa promover la vigilancia de los otros, para desviar la atención. Es decir ver la paja en el ojo ajeno y ocultarla viga en el propio.

    El caso de GUANTANAMO, cárcel especial de EEUU, es + grave que todas las violaciones en China. Las prácticas de tortura aplicadas por las tropas estadounidenses son tan abusivas como cualquier otra. La justificación de violar fronteras respecto al ataque militar colombiano contra territorio ecuatoriano que hace CONDOLESA a nombre del G. W. Bush, es la violación de toda norma de respeto de la comunidad internacional.

    El intentar que ONU apoye los intereses bélicos contra Irak, a costa de mentiras, inventos y falsedades montadas y que pese a la desición negativa igual invaden sin encontrar ninguna arma de destrucción masiva.

    Los vuelos furtivos, CLANDESTINOS, que trasladaban presos ilegales entre Europa. La aplicación de torturas descritas e institucionalizadas en los manuales de adiestramiento.

    Para que seguir, si todo lo que se diga será OPACADO por el peso de los que conscientes y con sueldo, o inconscientes y adhonorem defienden a los Estados Unidos y sus violaciones a los Derechos Humanos.

    Pero de lo que pasa en China se todo.

  2. Pingback: PERFIL ESTRATÉGICO DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS BEIJÍN 2008 « Liberer’s Weblog

Deja una respuesta