Consejo Asesor de Educación afina normativa para reglamentar lucro en las universidades

La Nacion.cl

Consejo Asesor de Educación afina normativa para reglamentar lucro en 
las universidades

Para el 15 de marzo está fijada la reunión en que el Consejo Asesor 
Presidencial para la Educación Superior entregará sus propuestas a la 
Mandataria, Michelle Bachelet, destinadas a mejorar el sistema 
establecido en 1980. Un ámbito crucial del debate es la definición 
sobre la legitimidad de aspirar al lucro cuando se recibe 
financiamiento estatal.

El financiamiento de la educación en Chile cruza todos los ámbitos de 
la discusión que permanece desde la década de los 80 hasta ahora, con 
el escándalo de las subvenciones escolares. Data de cuando la 
dictadura, en seis leyes clave, instauró un sistema que modificó por 
completo la educación y sus fines en el país.

A la municipalización de los establecimientos y la creación de la 
figura de los sostenedores, se sumó la Ley General de Universidades 
que, junto con desmembrar las universidades tradicionales estatales 
que hasta entonces tenían presencia nacional, propició la 
participación de privados en este nuevo gran negocio “sin fines de 
lucro”.

Así lo recuerda, en parte, el documento del presidente del Consejo 
Asesor Presidencial para la Educación Superior y rector de la 
Universidad Diego Portales, Carlos Peña, al que tuvo acceso La Nación,
el que sintetiza lo que ha sido un duro debate al interior de la 
comisión que trata esta materia en la instancia. Las otras comisiones 
son: Marco Institucional, Financiamiento Estudiantil, Financiamiento a
las Instituciones, Innovación, Tecnología, Posgrado e Investigación.

En su documento, dirigido a todos los consejeros, Peña recuerda que 
desde 1920 la educación chilena obligatoria admite como objetivo el 
lucro, pero “se prohíbe sin embargo en materia universitaria”.

“En los sistemas educativos comparados, en cambio, se prohíbe la 
provisión educacional con financiamiento público y con fines de 
lucro”, agrega, destacando el caso de Holanda, donde se exige a los 
establecimientos que reciben financiamiento público que no tengan por 
objetivo lucrar (como también se establece en Alemania, Dinamarca y 
Hong Kong).

Universidades y fútbol

El académico (abogado y magíster en sociología) sostiene en su 
documento que “suele creerse que las organizaciones con fines de lucro
se encuentran mejor alineadas con fines públicos o de interés social 
que las organizaciones de índole comercial” y asegura que “la verdad 
sin embargo es que ese tipo de organizaciones pueden estar expuestas a
tomas de control y a ineficiencias que la estructura de propiedad -que es propia de las organizaciones comerciales- evita mejor”. Por ello 
destaca, casi como advertencia, que “con todo, y en cualquier caso, el
entorno legal de las organizaciones no lucrativas en nuestro país es 
deficiente”.

En esa línea el presidente del consejo compara la eficiencia de las 
actuales universidades chilenas con las corporaciones de fútbol y dice
que las corporaciones o fundaciones (universidades) poseen menor 
capacidad de construir y de desarrollo que las sociedades anónimas, 
porque según sus fuentes “la ausencia de reglas explícitas de 
propiedad y la ausencia del lucro acaba desproveyendo de incentivos a 
todos los partícipes por cuidar los bienes comprometidos, disminuir 
los niveles de violencia involucrados en la actividad y evitar la 
apropiación por parte de los managers”.

“El caso del fútbol muestra que un mercado de proveedores sin fines de
lucro puede ser más dañino que uno que los posea”, sostiene Peña en su
comparación de esa actividad deportiva con las universidades. LN

Impactos: 1

Deja una respuesta