D&S: Las desconocidas gestiones de Nicolás Ibáñez ante la CUT

El Mostrador.cl

16 de Enero de 2007

Retail y relaciones laborales:
D&S: Las desconocidas gestiones de Nicolás Ibáñez ante la CUT

por Carlos Alvarez

Una de las empresas del retail más fustigada por sus prácticas
laborales envió a su gerente de relaciones corporativas, el ex
ministro Claudio Hohmann, a conversar con el propio Arturo Martínez.
Ello después del informe de la Cámara de Diputados y antes de un
incómodo fallo de la Suprema, también relacionado con el tema.

La firma D&S, magaoperadora del retail que se apronta a concretar una
esperada operación de fusión, nada menos que con Falabella, a fines
del presente mes, ha tenido en los temas laborales un permanente dolor

de cabeza.

Primero fue una larga investigación desarrollada por la Cámara de
Diputados, que concluyó en un duro informe sobre prácticas laborales
en la industria supermercadista; y más recientemente, un fallo de la
Corte Suprema por prácticas antisindicales: la guinda de la torta en
esta materia.

Lo que pocos saben es que dentro de los movimientos que diseñó la
cúpula estratégica de D&S, liderada por el director y socio
controlador del holding, Nicolás Ibáñez, estuvo nada menos que un
diálogo directo entre algunos de los máximos ejecutivos de la firma y
la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

Por esta última, estuvieron el presidente de la multisindical, Arturo
Martínez, más algunos dirigentes laborales del rubro del retail y, por

el lado de D&S, la empresa envió a uno de sus ejecutivos más
destacados y con vínculos con el mundo concertacionista, el ex
ministro de Transportes Claudio Hohmann, hoy gerente de Asuntos
Corporativos del megaoperador comercial.

En la cita, realizada a fines del 2007 y que se acordó mantener bajo
estricta reserva, se determinó que D&S haría un esfuerzo en materia de

relaciones laborales, mientras que la CUT se ubicaría como una especie

de garante ante los sindicatos de empresas del grupo, como Líder,
Ekono y otras.

El tema tuvo una de sus máximas pruebas en la última Teletón, a
principios de diciembre, cuando generalmente las empresas se presentan

con dirigentes sindicales a entregar los respectivos aportes. La firma

temía que los líderes de los trabajadores realizaran algún tipo de
manifestación que dejara al descubierto los problemas laborales al
interior de la firma.

El sólo hecho que uno de los ejecutivos más duros en lo que se refiere

a temas sindicales, Nicolás Ibáñez, haya decidido encomendar a los
suyos llegar hasta la antigua casa de la CUT, en Alameda con Nataniel,

ya es un hito relevante… en lo que parece ser un esfuerzo más
definitivo, en el ámbito político, para acotar los costos en imagen
del tema laboral.

Hay que decir, por ejemplo, que los ejecutivos de D&S se negaron en
varias oportunidades a asistir a la Comisión de Trabajo de la Cámara,
que analizó la situación laboral en el sector de supermercados, a
pesar de que se le cursaron varias invitaciones.

Medidas en el tema

La firma habría adoptado algunas importantes decisiones en el plano de

las relaciones laborales, incluyendo la salida de algunos ejecutivos
del área y el establecimiento de una mesa más permanente entre empresa

y trabajadores, que iría abordando los distintos temas en conflicto.

La percepción de D&S era que, tal como en su momento enfrentó las
críticas de los proveedores, debía comenzar a enfrentar directamente
este asunto, que le estaba trayendo demasiados problemas de imagen.

De hecho, la marca comenzó a ser citada específicamente en los debates

políticos sobre temas laborales y en la Comisión de Trabajo de la
Cámara de Diputados fue citada permanentemente al discutirse el tema.

En algunas comunicaciones corporativas, D&S reconoce que tiene más de
35.000 “colaboradores” a nivel nacional, en más de un centenar de
locales Líder y Ekono, los que a su vez operan -para efectos laborales

y otros- bajo más de 150 RUT distintos. Esto la convierte en uno de
los principales empleadores a nivel nacional.

Y la verdad es que la empresa ya tenía un historial complejo en este
campo. No había tenido problemas en pagar incontables infracciones
(los sindicatos hablaron en su momento de unas 4.000 denuncias, por $
300 millones) que le cursaba la Dirección del Trabajo ante una serie
de infracciones, el mismo registro que los sindicatos de la firma
habían ido a contar a unos sorprendidos parlamentarios que abordaron
el tema.

Allí se habló no sólo de prácticas antisindicales, que incluían
despidos de trabajadores que trataban de formar sindicatos,
exoneraciones de dirigentes sindicales con fuero, sino también
derechamente de “compra” de representantes gremiales a los cuales se
les ofrecía dinero por desistirse de integrar o formar un sindicato.

También fue conocido un episodio pocas veces visto en empresas
nacionales de la relevancia de D&S: un alto ejecutivo y una
administrativa del Líder Huechuraba- uno de los estrellas en ventas
del grupo- llegó personalmente hace algún tiempo hasta la sede de la
CUT para colocarse en la puerta e impedir que algunos trabajadores
formaran sindicato. Incluso, ambos representantes de la firma fueron
fotografiados por profesionales de la multisindical.

Se señala que uno de los elementos que gatilló la reunión en la CUT
fue que la empresa preveía que el informe emanado por la comisión de
Trabajo de la Cámara vendría malo y que había poco que hacer al
respecto… salvo tratar de tomar “el toro por las astas”, buscando ir

enmendando al menos las situaciones más complejas.

Pero el informe parlamentario vino: a pesar de gestiones para que no
se identificaran empresas en particular, el texto hizo una serie de
duras recomendaciones para mejorar las relaciones laborales en las
empresas del retail, con especial énfasis en los supermercados. Y no
dejó de mencionar que el tema de la multiplicidad de RUT era un
problema con efectos laborales (tema que está analizando la Comisión
de Equidad y se prevé la proposición de algunos cambios).

El fallo de la Suprema

La guinda de la torta fue el reciente fallo de la Corte Suprema que
acusó a la firma de prácticas antisindicales, por primera vez en un
juicio zanjado por el máximo tribunal.

La Cuarta Sala de la Corte Suprema confirmó la sentencia que condenó a

la empresa de supermercados Líder (local Gran Avenida) al pago de una
multa de 100 Unidades Tributarias Mensuales (UTM).

El fallo ratificó uno dictado el 5 de septiembre del 2007 por la Corte

de Apelaciones de San Miguel, en el cual se estableció que la empresa
incurrió en conductas antisindicales toda vez que facilitó la renuncia

de los trabajadores afiliados a la agrupación, cuando discriminó los
ascensos para quienes no pertenecieran al sindicato.

En el informe respectivo se dio a conocer una serie de documentos que
detallaron la desafiliación de casi el 50% de los trabajadores tras la

negociación colectiva realizada en diciembre del 2005.

Como prueba de estos acontecimientos ocurridos, se adjuntaron las
renuncias al sindicato de diecisiete empleados afiliados, cuyos
formatos tienen idéntica confección y sólo varían los antecedentes en
la parte inferior de los documentos donde se consigna el RUT y la
firma de ellos. La firma aludida negó en su momento tales
imputaciones, presentando un recurso de casación en el fondo para
impugnar lo obrado por el tribunal de alzada.

Está por verse hasta donde llegará D&S en este esfuerzo por mejorar
sus relaciones laborales, un aspecto del que su principal competencia
Cencosud (Jumbo, Santa Isabel, Easy) -dicen los propios sindicatos
involucrados- tomó nota desde hace ya un tiempo.

Impactos: 7

Deja una respuesta