Cámara aprueba ”muerte digna” de pacientes

El Mostrador.cl

9 de Enero de 2008

Proyecto sobre derechos y deberes
Tras seis años de trámite, Cámara aprueba ”muerte digna” de pacientes

por  Karla Vergara V.

Texto legal faculta a enfermos terminales a decidir si desean 
continuar recibiendo un tratamiento médico que les prolongue 
artificialmente la vida, aunque se excluyó expresamente la eutanasia. 
Iniciativa cuenta con respaldo transversal de parlamentarios, por lo 
que no debería tener complicaciones durante la discusión en el Senado.

La Cámara de Diputados aprobó el proyecto de ley sobre derechos y 
deberes de los pacientes, incluyendo la norma que permite a los 
pacientes en estado terminal rechazar seguir recibiendo un tratamiento
 
médico que le prolongue artificialmente la vida.

Se trata del último texto que forma parte de la reforma a la salud 
impulsada durante el gobierno de Ricardo Lagos y que ahora deberá ser 
visto por el Senado, donde no se vislumbra un mayor conflicto, dados 
los acuerdos alcanzados en la cámara baja. De hecho, el artículo más 
resistido, el que regula la ?muerte digna?, fue aprobado por 71 
parlamentarios, 17 en contra y tres abstenciones, en una votación 
transversal.

El texto fue enviado al Congreso en el 12 de junio de 2001 al 
Parlamento, cuando la Presidenta Michelle Bachelet ejercía como 
ministra de Salud, e inmediatamente contó con la oposición de la 
iglesia Católica, el Colegio Médico y parlamentarios de la DC y de 
derecha, que estimaban que abría espacios para la eutanasia.

El proyecto aprobado en la Cámara establece que será el médico el que 
determine e informe al paciente sobre su estado terminal, y será el 
último quien decidirá si quiere recibir el tratamiento médico, aunque 
el artículo 17 de la norma excluye expresamente la aceleración 
artificial de la muerte, evitando la eutanasia.

?La persona que fuere informada de que su muerte es inminente e 
inevitable tiene derecho a otorgar o denegar su voluntad para 
someterse a cualquier intervención, procedimiento o tratamiento cuyo 
único objetivo se prolongar artificialmente su vida, de modo 
irracional o desproporcionado?, indica la norma.

Asimismo, señala que la información sobre estado de salud de los 
pacientes no podrá ser revelada a terceros, excepto si existen razones
 
de salud pública que lo justifique.

De esta manera, con la aprobación del proyecto, también quedó en el 
camino una indicación promovida por diputados del PPS y PPD, en orden 
a incorporar la eutanasia como un derecho de los pacientes, lo que 
derechamente irritaba a la DC y a la Alianza.

El texto establece que el paciente tiene el derecho a recibir, por 
parte del médico, información con respecto a su salud, de manera clara
 
y en el momento oportuno, la que deberá referirse al pronóstico de su 
enfermedad y las alternativas de tratamiento que existan, así como 
también los riesgos que ello implica.

En cuanto a los mayores de 14 y menores de 18 años, la información 
debe ser entregada directamente a ellos, así como a sus padres o 
representante legales. Sin embargo, si éste solicita confidencialidad,
 
el médico deberá acceder si estima que esto no implica riesgo para su 
salud.

Muerte digna

El presidente de la comisión de Salud de la Cámara, Marco Antonio 
Núñez (PPD), aseguró que ?éste es un gran logro para el país, ya que 
se trata del quinto proyecto de la Reforma de la Salud, impulsado por 
el ex presidente Ricardo Lagos?.

En tanto, la diputada Karla Rubilar (RN) asegura que lo que el 
proyecto plantea es que el paciente tenga una ?muerte digna?, aunque 
no deja abierta la puerta a la eutanasia. ?Se le da autonomía al 
paciente, pero aún así hay criterios técnicos que considerar, así como
 
la relación médico-paciente?, dijo la parlamentaria.

Al respecto, el diputado Roberto Sepúlveda (RN) afirma que ?de alguna 
manera se está magnificando la situación, el paciente puede rechazar 
el tratamiento desde hace muchos años?.

Por su parte, el diputado Carlos Olivares (ex DC), médico de 
profesión, asegura que en algunas clínicas se practica el tratamiento 
invasivo para mantener con vida artificialmente a pacientes, lo 
califica de ?reprochable?.

El parlamentario dijo que ?se aprobó el denominado testamento vital, 
que es la declaración por escrito de no querer recibir tratamiento en 
casos, por ejemplo, en que haya pérdida de conciencia?, aclarando que 
se abstuvo debido a que no es partidario de la eutanasia, que a su 
juicio se concreta por hacer o dejar de hacer algo.

En cuanto a la posición de los médicos, Olivares dijo que la ley 
obligaría al facultativo a respetar la decisión del paciente, lo que 
en términos éticos se tornaría un tanto complejo, pues que estarían 
impedidos de aplicar una determinada terapia.

Otra visión es la del diputado UDI Juan Lobos, quien asegura que quedó
 
tranquilo con respecto a dos artículos que contempla el proyecto, ?el 
primero habla de los deberes y derechos de los menores entre 14 y 18 
años de decidir impedir que sus padres sepan de su tratamiento… el 
segundo es con respecto al fantasma de la eutanasia, hubo 
discrepancia, pero quedó bien redactado?, puntualizó.

En el Colegio Médico, en tanto, indicaron a El Mostrador.cl que aún se
 
encuentran analizando el proyecto y que todavía falta que el texto sea
 
visto por el Senado.

Otras disposiciones

Entre otras materias, la iniciativa regula el derecho a un trato digno
 
y respetuoso para los pacientes. Para ello, los prestadores deberán 
utilizar un lenguaje adecuado y comprensible; normas de cortesía y 
amabilidad; proteger la privacidad del paciente, e indicar si el 
establecimiento tiene fines académicos.

El texto legal consagra el derecho a información respecto de la 
atención y las acciones de salud; las condiciones previsionales, 
documentos y trámites; las condiciones y obligaciones que deben 
cumplir las personas mientras se encuentran en un establecimiento de 
salud; y el procedimiento para realizar comentarios, agradecimientos, 
reclamos y sugerencias.

Sin embargo, el diputado Sepúlveda advierte que el proyecto fue 
aprobado con una falencia importante, que es asegurar ?calidad?, algo 
que no puede ser garantizado por el gobierno, ya que el 80% de los 
hospitales tiene una acreditación.

Por otra parte, Lobos afirmó que quedó disconforme en otros dos 
puntos. ?En cuanto a la ficha clínica, hay inequidad en lo que compete
 
a Fonasa y las Isapres, ya que se debe hacer una solicitud y se limita
 
el acceso. Sabemos que Fonasa tiene una cobertura menor a la de las 
Isapres, por lo tanto las dos deben ser equitativas?, sostuvo.

En el segundo punto coincide con el diputado Sepúlveda, en cuanto a 
que el proyecto olvida la calidad, ?mientras no se concrete la 
acreditación de los centros de salud, no se les dará atención de 
calidad a los pacientes, en este punto creo que quedamos en deuda?, 
enfatizó el diputado Lobos.

Impactos: 1

Deja una respuesta