Para no engordar en Navidad…Baile

Llegan unas fechas muy difíciles para mantener una buena figura. Son fechas en las que olvidamos el ejercicio por unos días y comemos más de la cuenta.

Estos kilos que ganamos en Navidad son los que luego nos van a acompañar durante el resto del año y que nos van a dejar si no cumplimos la promesa de comienzos de año de “este año si que voy a hacer ejercicio”.

Cuando pretendemos perder peso, el mayor problema que nos encontramos muchas veces es que la actividad que elegimos para ello o el ejercicio nos aburre. La solución es bastante sencilla; debemos elegir una actividad que nos guste. De esta forma, nos resultará mucho más ameno perder grasa.

Por ello una de las actividades que podemos hacer es el BAILE. Hay numerosos estilos de baile: salsa, rumba, merengue, bailes de salón… La modalidad que elijamos va a depender de las preferencias de cada uno, aunque hay que tener en cuenta que ciertos estilos con tendencia latina van a implicar grandes movilizaciones de los distintos grupos musculares a una intensidad muy adecuada para lograr nuestro objetivo.

Cada vez proliferan más los centros que se dedican a la enseñanza de los distintos bailes, que normalmente combinan varias modalidades, por lo que podremos practicar tanto unas como otras.

Los beneficios que podemos encontrar en la danza son los mismos que los que nos aportará otro tipo de actividad física:

  • Aumenta el gasto calórico.
  • Tonifica nuestros músculos.
  • Mejora nuestra condición física.
  • Mejora cardiorrespiratoria.
  • Mejora del estado de ánimo.
  • Pero además debemos tener en cuenta que prácticamente en todos los ejercicios de baile y danza vamos a realizar un gran trabajo de flexibilidad, lo que nos va a servir para mantener a mejorar nuestra salud y a evitar numerosas lesiones.

  • Durante nuestras sesiones de baile podemos perder entre 250-350 Cal durante una hora, una cantidad que podemos equiparar a la que gastaríamos si hiciésemos bicicleta a ritmo medio, trabajos domésticos, carrera suave… pero siempre teniendo en cuenta que con esta actividad no lo vamos a pasar mucho mejor.

    Una hora buena a la que podemos practicar la danza es después de comer, ya que favoreceremos el gasto de energía en lugar de que se acumule.

    Si conseguimos acostumbrarnos a realizar esta actividad durante 2 o 3 días por semana, vamos a conseguir perder peso de manera gradual y mantenida en el tiempo.

    La época navideña constituye un periodo en el que vamos a poder practicar bastante, ya sea en clases ordinarias o cuando salgamos a disfrutar a una discoteca. Nunca debemos olvidar el ejercicio, y como podemos ver, lo podemos seguir practicando durante nuestro tiempo de ocio.

  • Impactos: 1

    Deja una respuesta