Ejercicio si, pero bien hecho

Cuando decidimos que queremos adelgazar, una de las primeras cosas en la que pensamos es el ejercicio. Pero antes debemos de tener varias cosas en cuenta, ya que existen muchas creencias falsas sobre el ejercicio:

1. Hacer abdominales adelgaza la barriga.

Cuando el gasto de calorías es menor que la ingesta, se produce el almacenamiento de grasa. Se acumula en distintas zonas de nuestro cuerpo, pero las principales son: abdomen, pecho, caderas…

Muchas personas, con la intención de perder grasa, y en concreto la que se acumula en el abdomen, tratan de reducirla mediante largas sesiones de abdominales, ya que argumentan para ello: “si la grasa se acumula en una zona, al trabajar esa zona, debo adelgazar”. Esto es falso, ya que no adelgazamos por zonas, sino que cuando el gasto supera a la ingesta, se produce un proceso general de pérdida de grasa en todo el cuerpo. A esto hay que añadirle el problema, que cuando la persona ve que no consigue resultados, comienza a aumentar la cantidad de ejercicio, lo que puede hacer que supere sus límites y que comience a realizar ejercicios de forma inadecuada, lo que le llevará al sedentarismo por falta de resultados y por dolor de la zona lumbar.

Por tanto, debemos tener en cuenta que no se adelgaza de forma localizada y que las abdominales nos van a servir para fortalecer nuestra abdomen y aliviar dolores de espalda, pero nunca como sistema de adelgazamiento.

2. Sudar adelgaza.

Cuando nos vemos con un poco de grasa y decidimos adelgazar, mucha gente lo primero en lo que piensa es en el ejercicio y través de éste, en sudar, ya que relacionan el sudor con adelgazar. Esto lleva a la gente a realizar una serie de actividades desaconsejadas, como son:

  • Hacer actividad física con mucha ropa encima.
  • Hacer ejercicio en las horas de más calor.
  • Ponerse fajas o incluso plásticos.Cuando terminan de hacer le práctica y van directos al peso, notan que efectivamente han perdido peso. Pero esta pérdida de peso es relativa, puesto que lo que verdaderamente se está perdiendo es agua, que es eliminada por nuestro cuerpo para desprenderse de calor en forma de sudor. Esta agua, la volvemos a recuperar rápidamente, por lo que no se adelgaza, lo único que se produce es una pérdida de líquido que si es muy acentuada puede llegar a tener graves riesgos para el organismo, como un deshidratación, golpe de calor, shock hipovolémico… que pueden incluso llevar a la muerte. Una práctica similar ocurre cuando vamos a la sauna con la idea de adelgazar. Lo que estamos perdiendo de nuevo, es agua, que es imprescindible para el correcto funcionamiento del organismo.

    Por tanto debemos tener precaución a la hora de hacer ejercicio: no practicar en las horas más calurosas, hacerlo con ropa adecuada a las condiciones climatológicas y evitar el exceso de sudoración como mecanismo adelgazante, como por ejemplo, cuando hacemos ejercicio en la playa y notamos que sudamos mucho. Ello es debido a la humedad que hay en las zonas costeras que evita que el sudor se evapore, por lo que tenemos una sensación de sudoración muy intensa. En estos casos, debemos acompañar el ejercicio con hidratación.

    Como conclusión, decir que cuando pretendamos adelgazar mediante el ejercicio, lo mejor es la práctica regular de ejercicio aeróbico y no otro tipo de formas que puedan poner en peligro nuestra salud.

    Copyright © 1996 – 2006 eDiets.com™, Inc. Todos los derechos reservados.

  • Impactos: 1

    Deja una respuesta