Los “Pinocheques”

 Jueves, 11 de agosto de 2005 – 06:43 GMT

Gilberto Villaroel
Santiago de Chile

“Si yo fuera jefa de gobierno, sería mucho más dura que marido”, declaró en 1984 la entonces primera dama de la nación, Lucía Hiriart de Pinochet, cuando su esposo, el gobernante de facto Augusto Pinochet, detentaba el máximo poder en Chile.

 Hoy, el futuro de Lucía Hiriart está en manos de la Corte de Apelaciones de Santiago, que debe pronunciarse respecto a la libertad bajo fianza que le concedió a ella y a su hijo Marco Antonio Pinochet el juez Sergio Muñoz, quien investiga las millonarias cuentas en dólares en el Banco Riggs de Estados Unidos y en otros 13 países hasta los cuales ha enviado exhortos, entre ellos España, Alemania y el Reino Unido.

El general en retiro Augusto Pinochet y Lucía Hiriart tuvieron cinco hijos a lo largo de un matrimonio que ya dura 62 años: Augusto, Lucía, Marco Antonio, Jacqueline y Verónica.

La familia Pinochet Hiriart ha sido protagonista de conflictos que, en su momento, han afectado no sólo al entorno del militar sino que, en algunas ocasiones, a todo el quehacer político nacional.


Los “Pinocheques”

El caso fue investigado por una comisión parlamentaria y por los tribunales y motivó la realización de un acuartelamiento del Ejército que mantuvo en vilo al gobierno del Presidente Patricio Aylwin hasta altas horas de la noche del 19 de diciembre de 1990 y que después fue explicado oficialmente a la prensa como un “ejercicio de alistamiento y enlace”.A comienzos de la transición democrática estalló el caso de los llamados “Pinocheques”, nombre que alude a la millonaria suma de alrededor de US$3 millones pagada por el Ejército a Augusto Pinochet Hiriart, el mayor de los hijos varones del general Pinochet, por un negocio vinculado con la empresa Valmoval.


“Boinazo” y “picnic”

El presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle se enfrentaría más tarde, en 1995, a un “picnic” de oficiales de Ejército, vestidos de civil, en las afueras de la cárcel de Punta Peuco, donde cumplían condena militares procesados por violaciones a los derechos humanos.Luego, en mayo de 1993, cuando el diario de gobierno “La Nación” titulaba “Reabren caso cheques del hijo de Pinochet”, el gobierno de Aywlin sufrió nuevas presiones, ahora a través de un “boinazo” militar , que incluyó reuniones de oficiales de Ejército escoltados por soldados en traje de combate.

Esta situación llevó a Frei a invocar “razones de Estado” cuando pidió a un organismo público, el Consejo de Defensa del Estado, que desistiera de solicitar más acciones legales en torno al caso de los “pinocheques”.

En diciembre de 2004, Augusto Pinochet Hiriart fue sentenciado por el Tribunal Oral en lo Penal de Curicó, en el sur de Chile, a 541 días de cárcel, con pena remitida, por el delito de “receptación de vehículo robado”.

También tuvo que pagar una multa por el porte ilegal de un arma de fuego.


Las privatizaciones

La cifra sólo toma en cuenta las mayores empresas privatizadas. Algunas de ellas, según constataron los parlamentarios, fueron vendidas por debajo de su valor libro.Esta semana, una comisión de la Cámara de Diputados que investigó la privatización de empresas estatales durante el régimen de Pinochet llegó a la conclusión de que el Estado perdió US$6 mil millones entre 1978 y 1990 en este proceso.

En algunos casos, funcionarios públicos que habían llegado como gerentes, administradores o interventores terminaron convertidos en sus nuevos dueños cuando las empresas pasaron a manos de ellos y de sus nuevos socios privados.

Aunque parlamentarios de derecha restaron validez al informe, los de la coalición de gobierno, la Concertación por la Democracia, sostuvieron que esto prueba la existencia de casos de “enriquecimiento ilícito” de funcionarios del gobierno militar.

La investigación parlamentaria alcanzó también al ex yerno de Pinochet, Julio Ponce Lerou, quien tras las privatizaciones terminó a cargo de la principal empresa salitrera del país, Soquimich.

Los diputados investigadores enviaron material al Consejo de Defensa del Estado relacionado con la forma en que Ponce Lerou (ex esposo de Verónica Pinochet) obtuvo la propiedad de tierras que antes estaban en manos de familias campesinas, en el sur del país. Una investigación judicial sobre los créditos que Ponce Lerou obtuvo para este negocio lo sobreseyó en 1983.


CEMA Chile

Durante el gobierno militar la esposa del hombre más poderoso de Chile destacaba por su colección de sombreros y por los finos abrigos que vestía en sus apariciones públicas.

También porque estaba a cargo de CEMA Chile, organismo que agrupaba a centros de madres y que tras la llegada de la democracia, en marzo de 1990, Lucía Hiriart siguió administrando, ahora desde su condición de esposa del comandante en Jefe del Ejército, cargo que el general Augusto Pinochet mantuvo hasta marzo de 1998.

Parlamentarios de la Concertación por la Democracia han pedido formalmente a la fundación CEMA Chile más información sobre sus fuentes de financiamiento.

Esta institución todavía recibe, por ley, recursos provenientes de un porcentaje de los juegos de azar la Polla Chilena y de la Lotería de Concepción, estimados en un monto de más de US$820 mil, según cálculos de la comisión de Hacienda del Senado.


Un “agravio” a Chile

El analista político Mladen Yopo dijo a BBC Mundo que “Chile ha ido develando temas que no fueron tratados al inicio de la transición, particularmente por el temor a un desequilibrio militar, por el temor a un nuevo golpe, porque Pinochet estaba en la comandancia en jefe del Ejército, porque estaban todas las leyes autoritarias, había senadores designados y toda una estructura autoritaria que, de alguna manera, estaba encapsulando a Pinochet”.

Mladen Yopo cree que con el fortalecimiento de la democracia se han ido conociendo más detalles sobre lo que fueron aquellos “17 años oscuros”, como llama al período en que gobernó Pinochet, entre 1973 y 1990.

De las denuncias sobre violaciones a los derechos humanos, acreditadas durante la transición democrática en los informes de las comisiones Rettig y Valech, se pasó a denuncias sobre corrupción y enriquecimiento ilícito que constituyen, según Yopo, “un agravio a la concepción republicana y democrática de Chile” o elementos “de lesa patria”, tales como las privatizaciones y los “pinocheques”.

http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/latin_america/newsid_4140000/4140804.stm

Impactos: 1

Un comentario de “Los “Pinocheques”

  1. Animas Trujano dice:

    No olvidar que Pinochet fue un invento de la CIA ordenado por los dueños de EEUU, lo inexplicable es que ni Lagos ni Bachelet hicieron algun cambio importante en la entrega a los privatizadors, ¿seran complices?
    ¿Es que los chilenos no tienen un candidato sin rabo de paja?

Deja una respuesta