”Chile tiene una asignatura pendiente” en tema de consensos sociales

El Mostrador.cl

28 de Agosto de 2007

Juan Somavía, director general:
OIT: ”Chile tiene una asignatura pendiente” en tema de consensos sociales

Representante del organismo internacional respaldó el consejo pro equidad, como un primer paso, para restablecer el diálogo social empresarios-trabajadores. Destacó que Chile, al igual que otros países, debe tender a establecer un ”piso social” mínimo, porque estaría en capacidad de hacerlo.

“Chile tiene una asignatura pendiente, tenemos un acuerdo sobre la macroeconomía, tenemos un acuerdo sobre el sistema político que está funcionando, aunque requiere algunas reformas más y no tenemos un acuerdo sobre cuál es el piso social que esta sociedad requiere”.

Así lo planteó este martes el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el chileno Juan Somavía, al entregar antecedente  sobre el Encuentro “Trabajo Decente y Democracia en América Latina”, que se
realiza en estos días en la sede de la OIT en Santiago.

En la rueda de prensa ofrecida por Somavía participaron el ministro del Trabajo de Argentina, Carlos Tomada; el ex titular del Trabajo y actual gobernador de Bahía (Brasil), Jacques Wagner; el analista social boliviano Roberto
Laserna y el parlamentario mexicano José Manuel Sandoval.

Todos los representantes destacaron que la dimensión social y laboral está tomando una nueva preponderancia en América Latina y que las institucionalidades democráticas imperantes deben dar cuenta de desarrollos más inclusivos en lo social, para efectos de fortalecer sus procesos
democráticos.

Sin referirse en particular a la movilización convocada por la CUT para este miércoles, Somavía dijo que en la mayoría de los países se está discutiendo estos temas y que en gran parte de ellos se está llegando a la necesidad de establecer un “piso o mínimo social” del cual no se quiere que nadie
baje, como una condición de integración social básica.

“Desde mi punto de vista es indispensable que la sociedad chilena se ponga de acuerdo sobre ese piso social, si queremos consolidar la gobernabilidad democrática, porque efectivamente eso es lo que la gente espera”, comentó el
funcionario internacional.

El funcionario dijo que Chile “está en condiciones de realizar este tipo de esfuerzo”, agregando que ya se esta avanzando en ese sentido, con el anuncio de la Presidente Michelle Bachelet en torno a crear la Comisión de Equidad Social.

Admitió que lo ideal es que en las instancias de diálogo social
participen directamente las organizaciones laborales y de empresarios, pero consideró “un primer paso” el establecimiento del Consejo, esperando que posteriormente se dé en plenitud un diálogo tripartito (Ejecutivo, empresarios y trabajadores) en el tema.

“Aquí se necesita reforzar la institucionalidad del diálogo (social)”, dijo Somavía y para que este funcione, acotó, “tiene que ser entre partes de igual poder y por eso se requiere, reforzar la sindicalización, la capacitación sindical y algo muy importante: el respeto recíproco”.

El funcionario refrendó, ante consultas, que América Latina es la “región más desigual del mundo” y respecto de la prosperidad que están viviendo sus economías y la necesidad de aprovechar esa coyuntura, indicó que
ciertamente “este es un tema para avanzar lo más aceleradamente que sea posible y de acuerdo a la realidad de los países”.

Hablando en nivel regional, Somavía dijo que la ausencia de avances en estos temas y su canalización hacia formas de diálogo social, donde hoy existe un déficit, “está produciendo una serie de tensiones”, acotando que ciertamente “este no es un tema para quedarse esperando”.

Acotó que en esta materia hay responsabilidades políticas y que en general, los ciudadanos están exigiendo y colocando temas como el del trabajo decente al momento de participar en eventos electorales en la región.

“Aquí hay ciertas responsabilidades políticas a niveles de los países respecto de que es lo que hacemos con la desigualdad al interior de nuestras sociedades y nosotros hablamos del trabajo decente porque pensamos que esa es una vía para poder abordar el tema de la desigualdad”, refrendó.

Caso chileno

Somavía profundizó que “desde mi punto de vista, que la sociedad chilena se ponga de acuerdo sobre ese piso social mínimo es indispensable”.

Agregó que “es muy importante no olvidar que este tema (de la equidad social) estuvo en el corazón del último debate presidencial, con un alto grado de consenso, que ha vuelto a colocarse en el debate nacional y que efectivamente
Chile tiene una asignatura pendiente en la materia”, refrendó.

“Tenemos que ponernos de acuerdo sobre la necesidad de tener un piso social, de darle al trabajo la calidad de trabajo decente que la gente quiere y al mismo tiempo sabemos que esto no pasa inmediatamente, esto es un proceso”, acotó el funcionario.

La mirada argentina

Respecto del derecho de los trabajadores a sindicalizarse, el ministro del Trabajo Argentino, Carlos Tomada, indicó que “la región no ha sido ajena a un proceso de desindicalización en los últimos años”, pero que sin embargo “al calor de estos nuevos vientos que recorren a América Latina, hoy el
sindicalismo en general vuelve a ser un protagonista social”.

“En el debate política o académico de los últimos años parecía ser más relevante o más pertinente la discusión sobre políticas sociales o cuán universal debían ser los distintos sistemas de protección social. Parece que hoy hay una vuelta a presencia del crecimiento económico con inclusión social, para todos, lo cual implica mejoras en la distribución del ingreso y necesariamente ese proceso conduce a una revitalización de la acción sindical.
Esto se está dando en todos los países de la región”, dijo Tomada.

“Esta mayor presencia del sindicalismo se da en la calle y en el dialogo, en el reclamo y en la búsqueda de consensos y la negociación colectiva vuelve a ser un instrumento relevante en la regulación de los derechos laborales y salariales”, enfatizó.

En tanto, Somavía sostuvo que “hay un desequilibrio hoy día entre Estado, mercado y sociedad, en favor del mercado y ese desequilibrio, que es una visión de como llevar adelante las cosas terminó afectando la organización
sindical, porque se privilegió otros aspectos. Estamos ahora con el péndulo de vuelva, donde se dice tenemos que valorizar de nuevo el trabajo”.

“Aumentar la sindicalización y extender la negociación colectiva nos parece que hoy en día en una respuesta democrática a la demanda de trabajo decente y forma
parte de nuestra estabilidad democrática”, comentó.

28 de Agosto de 2007

Juan Somavía, director general:
OIT: ”Chile tiene una asignatura pendiente” en tema de consensos sociales

Representante del organismo internacional respaldó el consejo pro equidad, como un primer paso, para restablecer el diálogo social empresarios-trabajadores. Destacó que Chile, al igual que otros países, debe tender a establecer
un ”piso social” mínimo, porque estaría en capacidad de hacerlo.

“Chile tiene una asignatura pendiente, tenemos un acuerdo sobre la macroeconomía, tenemos un acuerdo sobre el sistema político que está funcionando, aunque requiere algunas reformas más y no tenemos un acuerdo sobre cuál es el piso social que esta sociedad requiere”.

Así lo planteó este martes el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el chileno Juan Somavía, al entregar antecedentes sobre el Encuentro “Trabajo Decente y Democracia en América Latina”, que se
realiza en estos días en la sede de la OIT en Santiago.

En la rueda de prensa ofrecida por Somavía participaron el ministro del Trabajo de Argentina, Carlos Tomada; el ex titular del Trabajo y actual gobernador de Bahía (Brasil), Jacques Wagner; el analista social boliviano Roberto
Laserna y el parlamentario mexicano José Manuel Sandoval.

Todos los representantes destacaron que la dimensión social y laboral está tomando una nueva preponderancia en América Latina y que las institucionalidades democráticas imperantes deben dar cuenta de desarrollos más inclusivos en lo social, para efectos de fortalecer sus procesos democráticos.

Sin referirse en particular a la movilización convocada por la CUT para este miércoles, Somavía dijo que en la mayoría de los países se está discutiendo estos temas y que en gran parte de ellos se está llegando a la necesidad de establecer un “piso o mínimo social” del cual no se quiere que nadie
baje, como una condición de integración social básica.

“Desde mi punto de vista es indispensable que la sociedad chilena se ponga de acuerdo sobre ese piso social, si queremos consolidar la gobernabilidad democrática, porque efectivamente eso es lo que la gente espera”,
comentó el funcionario internacional.

El funcionario dijo que Chile “está en condiciones de realizar este tipo de esfuerzo”, agregando que ya se esta avanzando en ese sentido, con el anuncio de la Presidente Michelle Bachelet en torno a crear la Comisión de Equidad Social.

Admitió que lo ideal es que en las instancias de diálogo social
participen directamente las organizaciones laborales y de empresarios, pero consideró “un primer paso” el establecimiento del Consejo, esperando que posteriormente se dé en plenitud un diálogo tripartito (Ejecutivo, empresarios y trabajadores) en el tema.

“Aquí se necesita reforzar la institucionalidad del diálogo (social)”, dijo Somavía y para que este funcione, acotó, “tiene que ser entre partes de igual poder y por eso se requiere, reforzar la sindicalización, la capacitación sindical y algo muy importante: el respeto recíproco”.

El funcionario refrendó, ante consultas, que América Latina es la “región más desigual del mundo” y respecto de la prosperidad que están viviendo sus economías y la necesidad de aprovechar esa coyuntura, indicó que ciertamente “este es un tema para avanzar lo más aceleradamente que sea posible y de acuerdo a la realidad de los países”.

Hablando en nivel regional, Somavía dijo que la ausencia de avances en estos temas y su canalización hacia formas de diálogo social, donde hoy existe un déficit, “está produciendo una serie de tensiones”, acotando que ciertamente “este no es un tema para quedarse esperando”.

Acotó que en esta materia hay responsabilidades políticas y que en general, los ciudadanos están exigiendo y colocando temas como el del trabajo decente al momento de participar en eventos electorales en la región.

“Aquí hay ciertas responsabilidades políticas a niveles de los países respecto de que es lo que hacemos con la desigualdad al interior de nuestras sociedades y nosotros hablamos del trabajo decente porque pensamos que esa es una vía para poder abordar el tema de la desigualdad”, refrendó.

Caso chileno

Somavía profundizó que “desde mi punto de vista, que la sociedad chilena se ponga de acuerdo sobre ese piso social mínimo es indispensable”.

Agregó que “es muy importante no olvidar que este tema (de la equidad social) estuvo en el corazón del último debate presidencial, con un alto grado de consenso, que ha vuelto a colocarse en el debate nacional y que efectivamente
Chile tiene una asignatura pendiente en la materia”, refrendó.

“Tenemos que ponernos de acuerdo sobre la necesidad de tener un piso social, de darle al trabajo la calidad de trabajo decente que la gente quiere y al mismo tiempo sabemos que esto no pasa inmediatamente, esto es un proceso”, acotó el funcionario.

La mirada argentina

Respecto del derecho de los trabajadores a sindicalizarse, el ministro del Trabajo Argentino, Carlos Tomada, indicó que “la región no ha sido ajena a un proceso de desindicalización en los últimos años”, pero que sin embargo “al calor de estos nuevos vientos que recorren a América Latina, hoy el sindicalismo en general vuelve a ser un protagonista social”.

“En el debate política o académico de los últimos años parecía ser más relevante o más pertinente la discusión sobre políticas sociales o cuán universal debían ser los distintos sistemas de protección social. Parece que hoy hay una vuelta a presencia del crecimiento económico con inclusión social, para todos, lo cual implica mejoras en la distribución del ingreso y necesariamente ese proceso conduce a una revitalización de la acción sindical. Esto se está dando en todos los países de la región”, dijo Tomada.

“Esta mayor presencia del sindicalismo se da en la calle y en el  dialogo, en el reclamo y en la búsqueda de consensos y la negociación colectiva vuelve a ser  un instrumento relevante en la regulación de los derechos laborales y salariales”, enfatizó.

En tanto, Somavía sostuvo que “hay un desequilibrio hoy día entre Estado, mercado y sociedad, en favor del mercado y ese desequilibrio, que es una visión de como llevar adelante las cosas terminó afectando la organización sindical, porque se privilegió otros aspectos. Estamos ahora con el péndulo de vuelva, donde se dice tenemos que valorizar de nuevo el trabajo”.

“Aumentar la sindicalización y extender la negociación colectiva nos parece que hoy en día en una respuesta democrática a la demanda de trabajo decente y forma parte de nuestra estabilidad democrática”, comentó.

Impactos: 1

Deja una respuesta