AI denuncia el aumento de las desapariciones forzosas en la ‘guerra contra el terror’

31 de Agosto, Madrid (El Mundo).- Con motivo del ‘Día Internacional de los Desaparecidos’, que se conmemora el 30 de agosto, Amnistía Internacional (AI) recuerda que en los últimos 20 años decenas de miles de personas en todo el mundo han sido víctimas de desaparición forzada, una grave violación de los derechos humanos que sigue registrándose en la actualidad y que se ha extendido en los últimos años en el marco de la llamada ‘guerra contra el terror’ encabezada por EEUU. La organización ha recordado que cada desaparición forzada viola un amplio conjunto de derechos humanos y, en último término, el derecho a la vida, ya que es frecuente que las personas sometidas a desaparición forzada sean asesinadas. Además, estas desapariciones provocan una especial angustia a los familiares de las víctimas, a quienes les resulta imposible averiguar si la persona está viva o muerta y no pueden guardar duelo por ella. Para ellos la desaparición forzada se prolonga sin fin, y por esa razón los tribunales de derechos humanos la consideran una violación continuada de sus derechos. “En Sri Lanka, al menos 1.000 personas han sido víctimas de desaparición forzada desde principios de 2006. En Colombia 138 sindicalistas desaparecieron entre enero de 1991 y diciembre de 2006. En Chechenia se siguen registrando desapariciones forzadas y la ONG rusa Memorial estima que entre 3.000 y 5.000 hombres, mujeres y menores han desaparecido en la república rusa desde 1999. En Pakistán centenares de personas han sido detenidas arbitrariamente y sometidas a desaparición forzada en los últimos años”, ha declarado Esteban Beltrán, director de la ONG en España. Al mismo tiempo, siguen sin esclarecerse los casos de desapariciones forzadas que se han producido en los últimos 20 años en numerosos países. Doce años después de terminada la guerra en Bosnia Herzegovina, entre 12.000 y 15.000 personas siguen en paradero desconocido. En el estado indio de Jammu y Cachemira se han denunciado entre 8.000 y 10.000 desapariciones forzadas desde 1989. En Argelia, miles de personas fueron sometidas a desaparición forzada entre 1993 y 2002 y, en muchos casos, todavía se desconoce la suerte que corrieron. En Nepal, un comité gubernamental está investigando más de 600 casos pendientes de desaparición forzada durante el conflicto que sufrió el país entre 1996 y 2006.“Ahora, al igual que en el pasado, quienes cometen estos crímenes lo siguen haciendo con casi impunidad completa”, ha añadido Esteban Beltrán. Un español, entre las víctimas El informe, publicado en junio por AI y otras organizaciones de derechos humanos, ‘Sin rastro oficial: Responsabilidad de Estados Unidos en las desapariciones forzadas de la guerra contra el terror’, contiene la lista más exhaustiva hasta la fecha, con los nombres y datos de 39 individuos que, según se cree, han estado recluidos en secreto bajo custodia estadounidense y cuyo paradero actual sigue sin conocerse. Asimismo se ha recluido en secreto a familiares de detenidos, incluso a esposas y a niños de tan sólo siete años. En esa lista también figura el ciudadano español de origen sirio Mustafa Setmariam Nasar, que fue capturado en Pakistán en 2005. “Sigo adelante sin saber nunca si mi esposo está vivo o muerto, si lo están torturando o qué le están haciendo”, ha declarado Elena Moreno, esposa del español. En el Día Internacional de los Desaparecidos Amnistía, junto con otros miembros de la Coalición Internacional contra las Desapariciones Forzadas, insta a todos los Estados a ratificar la nueva Convención de la ONU, a declarar que reconocen la competencia del Comité contra la Desaparición Forzada para recibir y examinar comunicaciones presentadas por particulares y Estados, y a promulgar sin demora la legislación necesaria para la aplicación de la Convención.Irak, un triste ejemplo Amnistía ha dado la bienvenida a la decisión del Gobierno español de iniciar los trámites para firmar la nueva Convención y, al mismo tiempo, le pide que demuestre su compromiso real en la lucha por erradicar esta práctica abominable agilizando dichos trámites y la posterior ratificación del texto. Por su parte, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha instado a los gobiernos de todo el mundo a ayudar a los familiares de personas desaparecidas durante los conflictos armados, a descubrir su paradero y a luchar contra ese fenómeno. “Los Estados y otros organismos deberían aplicar medidas concretas para evitar este tipo de tragedias desde el principio”, según ha asegurado el director de Operaciones del CICR, Pierre Krähenbühl, durante la presentación del informe ‘Las personas desaparecidas: una tragedia olvidada’. Krähenbühl ha recordado que en Irak al menos 375.000 personas han desaparecido desde 1980, según fuentes oficiales de ese país. Entre enero de 2006 y el pasado junio, el Instituto Forense de Bagdad recibió 20.000 cadáveres, de los que casi la mitad no fueron identificados.

Impactos: 1

Deja una respuesta