Un argelino se niega a dejar la peor cárcel del mundo

31 de Julio, Londres, (EFE).- Aunque parezca extraño, hay un preso que prefiere continuar viviendo en una de las peores cárceles del mundo, la que está ubicada en la bahía de Guantánamo, a salir en libertad y volver a su país. Así lo hizo saber el abogado de Ahmed Belbacha, encarcelado desde marzo de 2002 y recluso en el área más dura de la prisión.

Según se cuenta, su celda es de acero, no tiene ventanas, no puede comunicarse con otros presos y hace ejercicio solamente dos horas al día en una jaula de metal.

El diario El País de España cuenta que su abogado, Zachary Katznelson, presentó un escrito de emergencia a la Corte de Apelaciones de Washington para frenar su traslado a Argelia, según publica el diario The Times en su versión online.

Belbacha, contable de la estatal gasista Sonatrach, huyó de su país en 1999 en pleno enfrentamiento entre los islamistas y el gobierno argelino. Tras vivir en Francia y Reino Unido, Belchaba viajó a Pakistán para reforzar sus estudios religiosos y de allí cruzó a tierras afganas donde fue apresado durante la invasión estadounidense tras el 11-S.

“Dice – explica su abogado – que su celda es como una tumba, pero que aunque parezca una locura, prefiere permanecer bajo esas condiciones que regresar a Argelia. La verdad es que está muy asustado por lo que le pueda esperar en su país”.

Belbacha teme que el gobierno argelino le trate como a un terrorista y sea, por tanto, objeto de torturas. Por otro lado, el preso argelino teme ser también perseguido por los islamistas, de los que huyó en 1999 por su condición de funcionario.


Impactos: 1

Deja una respuesta