Trasnacionales violan derechos humanos en América Latina

Martes, 31 de Julio del 2007 

Trasnacionales violan derechos humanos en América Latina

Empresas trasnacionales están violando derechos humanos de sus trabajadores en América Latina, práctica que serían inaceptables en sus países de origen, sobre todo Europa y Estados Unidos, dijo hoy en México el presidente de la
Comisión Andina de Juristas, Carlos Ayala Corao.

En América Latina (empresas trasnacionales) cometen actos inaceptables de violación a derechos humanos.

“Sea por discriminación en el empleo, trabajo infantil o trabajo por debajo del sueldo mínimo” entre otros, dijo Ayala Corao tras dar una conferencia magistral en la Comisión de derechos humanos de la capital mexicana.

Para el experto, quien no dio nombres de empresas, deberían existir mecanismos para enfrentar estos problemas, pero criticó que en la región no hay una unidad
de reacción o una propuesta unificada.

Ayala explicó que muchas de las trasnacionales que operan en la zona están suscritas a los pactos globales para garantizar el respeto a los derechos humanos, y que Latinoamérica es de las regiones donde ha habido mayor
difusión de inscripción a los mismos.

En su conferencia, Ayala Corao dijo que aunque la tendencia habitual marca que los gobiernos deben garantizar los derechos humanos, ahora hay empresas trasnacionales que les superan porque actúan en varios países a la vez.

Explicó que en ocasiones los presupuestos que manejan estas compañías son superiores a los de algunos gobiernos y sus mercados superan la población de algunos países, además de que contratan a miles de personas. Por ello, recordó, en 2000 el entonces secretario general de la ONU,
Kofi Annan, a instancia de 50 compañías conscientes de la responsabilidad que tiene el sector privado en la promoción de principios éticos, sociales y ecológicos, es decir, la “responsabilidad social corporativa”, lanzó el llamado
Pacto Mundial (Global Compact).

En la actualidad, el Global Compact está formado por más de 4.000 firmas de 116 países, más de mil iberoamericanas, que se incorporaron voluntariamente y aceptaron cumplir diez principios éticos básicos relacionados con la protección
de los derechos humanos, sobre todo laborales.

Dijo que existen más de 30.000 ONGs que operan internacionalmente y son las encargadas de vigilar a las empresas, ya que el Global Compact no tiene “obligatoriedad” de cumplimiento, por lo que se usa la técnica de “señalar y avergonzar” para conseguir que cumplan.

fuente : Proceso Digital
página : www.proceso.hn/bin/user/print.php?aid=107

Impactos: 1

Deja una respuesta