ESCLAVOS del alcohol

El vino es escarnecedor, la sidra alborotadora,
Y cualquiera que por ellos yerra no es sabio.

Proverbios 20:1

El Rey Salomón nos enseña que beber alcohol no tiene nada de “cool”…dar pena tirado en la calle o vomitando, PELEANDO, chocando y arruinándose la vida y poniendo tristes a quienes nos aman de verdad.

Todos quieren sentirse libres y paradójicamente se convierten ESCLAVOS del “alcohol”.

La mayoría de los adictos al alcohol, niegan que tengan un problema y otros más sienten que tienen un “aguante” especial del que muchos presumen y el que califican como “no dañino”. El “a mí no me pasa nada”, forma quizá la parte más peligrosa de sus muchos mitos.

Entre las señales de que una persona ha perdido el control sobre el consumo de alcohol y que es esta droga la que la está controlando a ella, están:

– Beber solos u ocultándose de toda persona sin importar la hora del día.

– Comprar botellas en exceso, aún cuando se tienen algunas en casa.

– Olvidar compromisos o conversaciones

– Hace un ritual de beber antes de la comida, con ésta y después de ella, y mostrar enojo cuando se altera o cuestiona dicho ritual.

– Perder interés en actividades, aficiones o personas que antes solían brindar bienestar.

– Irritabilidad a medida que se acerca la hora usual de beber, sobre todo cuando se carece de alcohol.

– Establecer relaciones con personas alcohólicas y planear todo el tiempo actividades para “ir a chupar” “chelear” o “echarse una copa”.

– Guardar bebidas alcohólicas en sitios inusuales en el hogar, trabajo o automóvil

– Tomar las bebidas de un solo trago, ordenar tragos dobles o tomar una tras otra.

– Intoxicarse de forma intencional para sentir bienestar o beber para sentirse “normal”.

– Tener problemas interpersonales, de trabajo, económicos o legales provocados por el continuo consumo de bebidas alcohólicas.

Hoy quiero brindar….pero “NO DEN JUGO”…No beban o háganlo con moderación.

Jobo Davi

 

Impactos: 1

Deja una respuesta