PE acusa a Marty de ocultar fuentes informe supuestas cárceles CIA en Europa

17 de Julio, (EFE).-  El legislador suizo Dick Marty, autor del informe sobre supuestas cárceles secretas de la CIA en Europa, fue criticado hoy por el Parlamento Europeo (PE) por negarse a revelar sus fuentes para acusar a responsables políticos de estar al corriente de estas prácticas, entre ellos dos eurodiputados.


El ponente del Consejo de Europa alegó que ha sido ‘muy prudente’ a la hora de elaborar su informe, y que sólo ha incluido informaciones corroboradas al menos por dos fuentes, normalmente a ambos lados del Atlántico.

Añadió que ‘el muro de silencio’ levantado por los gobiernos europeos -frente a la franqueza que le reconoció al estadounidense-

llevó a que el Consejo le autorizara por unanimidad a utilizar a testigos cuya identidad debía ser protegida para no exponerse a procesos judiciales en sus países.

En concreto, habló de algunas ‘personas relevantes’ estadounidenses ‘insatisfechas’ con la política de secuestros llevada a cabo bajo la dirección del ex secretario de Defensa de EEUU Donald Rumsfeld.

El informe presentado por Marty en una sesión conjunta de las comisiones parlamentarias de Libertades Civiles y Asuntos Exteriores, y de la subcomisión de Derechos Humanos, suscitó reacciones encontradas entre los eurodiputados de todas las tendencias.

El momento más tenso se produjo cuando uno de los miembros del Parlamento que supuestamente conocía los ‘vuelos secretos’ en sus antiguas labores gubernamentales, el socialista rumano Ioan Mircea Pascu, se encaró con Marty para preguntarle por qué no había aceptado su petición de dar explicaciones ante el Consejo de Europa.

El suizo alegó que los métodos de trabajo seguidos para la elaboración del informe no incluían comparecencias de los aludidos ante este órgano.

El otro acusado es uno de los vicepresidentes de la Eurocámara, el socialista polaco Marek Siwiec, que ha anunciado que tomará medidas legales contra Marty si no retira su nombre del informe y además le pide disculpas.

El ponente aseguró -en una rueda de prensa posterior- que no le preocupa ‘en absoluto’ tal iniciativa, que consideró ‘un síntoma de debilidad’, y recordó que él ha elaborado un informe político, no ha formulado acusaciones.

Por su parte, el portavoz del Partido Popular Europeo (PPE) en este asunto, el italiano Jas Gawronski, criticó que ‘tras dos años de trabajo usted viene a decirnos en base a fuentes anónimas lo que ya publicó el Washington Post’, el periódico estadounidense que desveló el escándalo.

También el socialista holandés Jan Wiersma destacó que ‘el Parlamento Europeo ha publicado siempre lo que puede probar, no lo que cree’, mientras que la rumana Roberta Anastase (PPE) sugirió a Marty que haga llegar las evidencias de las que disponga al menos a las autoridades de su país, de manera que puedan continuar las investigaciones.

Otros miembros del Parlamento prefirieron destacar en sus intervenciones que ha sido la falta de colaboración de los gobiernos europeos lo que ha provocado esta situación.

En esta línea, el eurodiputado italiano autor de otro informe sobre este asunto aprobado por el PE, Claudio Fava, dijo que hasta ahora ‘las respuestas de los gobiernos, del Consejo Europeo y de la Comisión Europea han sido decepcionantes’ y añadió que intentarán mantener la investigación abierta el próximo otoño.

Sobre la actitud concreta de los gobiernos, el ponente suizo destacó como ‘sorprendente’ la del Ejecutivo del italiano Romano Prodi, que criticó en la oposición el oscurantismo del gabinete de Silvio Berlusconi, y cuando llegó al poder ‘fue aún más lejos’ en la política de ocultación.

Así, recordó que al igual que muchos otros gobiernos, los socialistas italianos han recurrido a la figura del ‘secreto de Estado’ para no ofrecer la información demandada por la institución europea sobre los supuestos secuestros y confinamientos de sospechosos de terrorismo en cárceles ilegales.

AI

Impactos: 1

Deja una respuesta