Niño fue amarrado y golpeado por sus compañeros de curso

Niño fue amarrado y golpeado por sus compañeros de curso
La Nación, Martes 10 de Julio de 2007  
 
No es la primera vez que a G.M.F lo golpean. Sin embargo, su madre asegura que en la escuela Vado de Topater, de Calama, no han hecho nada. El caso está siendo investigado por la Fiscalía y se espera un sumario interno.
Mientras, el de 11 años agredido por sus pares, pasa sus más tristes vacaciones de invierno.

Katerinne Pavez

Durante el recreo de las doce y media tres de sus compañeros de curso le dijeron que le iban a dar bebida, pero tenía que ir a la sala. Allí cerraron la puerta, lo tomaron por el cuello y le pegaron una patada en los testículos.
Como quedó indefenso y tirado en el suelo, lo amarraron de pies y manos y comenzaron a golpearlo. Hasta que un grupo de niñas logró abrir la puerta y los agresores salieron corriendo.

Tanto la víctima como los protagonistas de la brutal golpiza -ocurrida el viernes pasado- tienen once años y son alumnos de la Escuela Vado de Topater, de Calama. No es la primera vez que algo así ocurre, asegura su madre. Pese a ello el menor -de iniciales G.M.F.- no fue atendido por sus profesores, quienes en vez de enviarlo al hospital para constatar lesiones o recibir ayuda, sólo reprendieron a uno de los estudiantes involucrados.

Fue el mismo menor agredido quien llamó por teléfono a su padre, a eso de las cuatro de la tarde, para que lo fuera a buscar, porque le dolía todo el cuerpo. Su papá se lo llevó al Hospital de Calama y tras el diagnóstico de lesiones
leves fue enviado a su casa. El viernes era su último día antes de las vacaciones de invierno.

Denuncia en fiscalía

Hebe Flores, la madre de la nueva víctima de matonaje escolar, se pone nerviosa cada vez que cuenta esta historia. Dice que desde el viernes no ha recibido llamadas de las autoridades del colegio. Que la profesora de su hijo le
sugirió cambiar al menor de curso y que no tiene claro qué pasará con los niños que lo golpearon.

Ella puso una denuncia en la Fiscalía, la que quedó a cargo de la fiscal Gabriela Carvajal. A nivel interno, la directora del establecimiento, Graciela Mena, debió entregar un informe completo de lo ocurrido a la Municipalidad, que
evaluará la posibilidad de un sumario.

Hasta ahora, lo cierto es que la escuela no actuó con la celeridad que debía. Esto, porque no trasladaron al menor a un hospital, para ser ingresado por “accidente escolar”, sino que fue llevado en forma particular por sus padres, dijo la seremi de Educación (S) de la Segunda Región, Lucía
Henríquez, quien agregó que “al parecer, los profesores no se percataron del hecho y eso lo vamos a investigar, porque en los recreos siempre debe haber alguien preocupado de los niños”.

Henríquez expresó su preocupación por este caso y aseguró que trabajarán para implementar algún sistema de mediación de conflictos en la escuela.

Sin embargo, Hebe Flores cree que se debe partir por enseñar a los profesores cómo actuar en estos casos. Y espera que se tomen medidas contra los agresores, ya que asegura que forman una pandilla que atemoriza al resto de los niños.

“Hace un tiempo, los mismos compañeros enviaron mensajes por Internet a nombre de mi hijo, con ofensas para sus amigos”, dice su madre. Los profesores

descubrieron que no era él el autor de los correos electrónicos, porque su nombre estaba mal escrito y porque el menor les dijo que no tenía Internet en su casa y que no lo usaba”. Es decir, ya existían antecedentes de agresiones en contra de G.M.F. Y nadie actuó.

Copyright © 2005, Empresa Periodística La Nación S.A.

Impactos: 1

Deja una respuesta