Informe de Celco sobre Mataquito es un montaje comunicacional

Santiago, Chile

13 julio 2007  

Según el director ejecutivo de la organización, Rodrigo Herrera, “esta decisión de encargar un estudio para autoinculparse no aporta antecedentes nuevos y llega demasiado tarde”. Organización insiste que en este caso “ha faltado un pronunciamiento más contundente del Estado para imponer sanciones y dar garantías a la comunidad”.

El director ejecutivo de Greenpeace, Rodrigo Herrera, afirmó que el estudio de la Universidad Católica de la Santísima Concepción, encargado por Celco y en el que se reconoce la responsabilidad de la empresa en la contaminación de las aguas del río Mataquito, “no aporta antecedentes nuevos y llega demasiado tarde, puesto que la opinión pública ya se había formado la convicción de la responsabilidad de Celco”.

Herrera, además, planteó que “la autoridad no ha ejercido un liderazgo en este proceso. Por eso CELCO tiene espacio para legitimar su estrategia de autocierre y autofiscalización, haciéndose la víctima ante los diversos desastres que han generado en Valdivia, Itata y Mataquito. Creemos que es responsabilidad del Gobierno el velar por el cumplimiento de las medidas tomadas, el cuidado del medio ambiente y los impactos a la economía local”. Más allá de que la SEREMI de Salud del Maule, Sra Sofía Ruz, dio a conocer los resultados del primero de los seis sumarios abiertos en contra de la planta de celulosa Licancel en el que se sanciona a la empresa Celulosa Arauco con el pago de la máxima multa establecida por el código sanitario, correspondiente a mil UTM, unos 32 millones de pesos, y además mantiene la prohibición de funcionamiento por un plazo de 60 días hábiles, hasta que la empresa obtenga informe favorable de la autoridad sanitaria, el hecho en si mismo amerita que el gobierno fortalezca la fiscalización para que no se produzcan más hechos de esta naturaleza.

Según Herrera, “CELCO ha tratado de resolver comunicacionalmente sus problemas ambientales, pero sin medidas de fondo. Basta con decir que la planta de Licancel es la tercera en la que se encuentran ductos ilegales. Es por eso que Celco tiene hoy problemas serios de credibilidad que sólo se agudizan con estas medidas torpes”.

Samuel Leiva, Coordinador de campaña de Greenpeace señalo que “poco creible es que una empresa que ha tenido decenas de problemas ambientales y que sólo debido a las presiones de la sociedad ha tratado de dar soluciones sea la llamada a fiscalizarse a sí misma. Esto no hace más que afirmar que ellos pueden cambiar sus prácticas y mejorar sus procesos a unos que den reales garantías a la población”.

Leiva además agrego “que las multas desde la autoridad no solucionan en nada los pesares que los habitantes de la Pesca e Iloca están sufriendo, debido a la prohibición de pesca y venta de productos marinos. Evitar justamente eso es lo que debería ser prioridad del gobierno y la empresa”.

Samuel Leiva, Coordinador de Campañas, 8.2309252
Rodrigo Herrera, Director Ejecutvo, 8.2309235

Impactos: 1

Deja una respuesta