Fuertes divisiones en gobierno de Bush sobre cierre de Guantánamo

3 de Julio,Washington (DPA) .- El cierre del centro de detención de Guantánamo está originando fuertes divisiones en el gobierno de Estados Unidos, hasta el punto de que la solución podría ser que el legislativo tomase la iniciativa, según publica hoy “The New York Times”.Los mayores abogados del cierre son el secretario de Defensa, Robert Gates, y la de Estado, Condoleezza Rice. Entre los detractores de la idea destacan el fiscal general (ministro de Justicia), Alberto Gonzales, y el vicepresidente, Dick Cheney.Citando fuentes que requirieron el anonimato, “The New York Times” asegura que Gates y Rice quieren impulsar la vía legislativa, para que sean la Cámara de Representantes y el Senado los que cierren las instalaciones.El “ala dura” del Ejecutivo cree contraproducente el cierre, afirma el rotativo, porque crearía un vacío legal en suelo estadounidense al mismo tiempo que “haría poco por acallar las críticas internacionales a las políticas de detención de Estados Unidos”, además de “socavar uno de los pilares centrales de la administración en su campaña contra el terrorismo, vestida como una ofensiva militar en un campo de batalla global”.La legislación permitiría dividir a los 375 detenidos en Guantánamo en tres categorías. La primera, la de los considerados más peligrosos, podría ser retenido indefinidamente en instalaciones militares en suelo estadounidense. Entre doce y 50 de los actuales detenidos entrarían en la categoría.La segunda consistiría en presos que serían trasladados a Estados Unidos para ser juzgados por tribunales militares, aunque “quizá con más garantías legales que en el actual sistema judicial militar”.El tercer grupo, el más numeroso, estaría formado por presos a los que se enviaría a sus países de origen para que sean juzgados allí.

Impactos: 1

Deja una respuesta